Los asistentes al Estadio Nuevo Los Cármenes esperaron con expectación durante toda la jornada. No era para menos. La visita del todopoderoso FC Barcelona es siempre una de esas fechas atractivas para los ojos y el sentimiento del aficionado, que no para sus bolsillos. Y la espera mereció la pena.

Más de un despistado, amante de ir a por el refresco a última hora, o de ir a evacuar al servicio instantes antes del inicio del partido, se perdió el primer gol. Tuvo que fastidiar de más, pues el club que inauguró el marcador fue el Granada CF. Corría el minuto 1.

La jugada nació en un saque de Ruí Silva. El balón llegó a Junior, el lateral del Barça, que falló estrepitosamente en el control. Soldado, experimentado, atento, le robó el cuero al hispano-dominicano y lo entregó a Puertas. El diez rojiblanco internó en el área culé, chutó, y el rebote en Piqué dejó el esférico en la cabeza de Azeez. El nigeriano remató en línea de gol. Uno a cero. Verlo para creerlo.

Diego Martínez propuso una presión valiente, con un 4-4-2 cuando no tenía el Granada la pelota, que fue la pesadilla de la línea media catalana. Cuando los nazaríes controlaron el juego combinaron con criterio, buscando tanto la banda de un soberbio Puertas, como el carril siniestro, comandado por Machís, el puñal criollo.

El Barça estuvo inédito. Su posesión fue plana, sin horizonte. Un horrendo Junior estuvo mejor que Griezmann, que fue un espectador más durante los noventa minutos. El partido, no obstante, se enturbió. Un manotazo involuntario a Suárez concluyó en el habitual ritual de dolor y quebranto del uruguayo. Piqué también sacó a pasear su brazo en dos ocasiones, pero vio la amarilla cuando no lo mereció.

El más titánico de los azulgranas fue Carles Pérez, que se midió al debutante Neva. Las escasas incursiones de Pérez terminaron con centros que murieron en las manos de Silva. Los locales sufrieron en los cuatro minutos de añadido, pero el marcador no se movió. Con el «sí se puede» en las gargantas del respetable, los jugadores marcharon al vestuario.

Valverde movió sus piezas en el receso. Una de ellas es el futuro, la otra, una insignia. Ansu Fati y Messi entraron por Junior y Carles Pérez., formando así una especie de 4-2-4 que dio sus frutos en el génesis de la segunda parte. Soldado y Herrera vieron la amarilla en los primeros cinco minutos, forzados por el domino de los barceloneses.

El Granada CF nadó con el agua en contra… y a punto estuvo de llegar a la orilla. Una cantada espectacular de Ter Stegen casi terminó en gol, pero el meta holandés rectificó justo a tiempo, atrapando el balón sobre la línea de cal tras no conseguir atajarlo a primera instancia.

En el minuto sesenta Machís se rompió, por lo que Vadillo entró en su lugar. El de Puerto Real dio suerte a los suyos. A los pocos segundos de entrar, Vidal, que sustituyó a Rakitic, paró con el brazo un balón dentro del área. El VAR dictaminó un penalti totalmente justo. Vadillo, el revulsivo de oro, engañó a Stegen, que se venció a la izquierda. El milagro parecía más cerca. 2-0.

La forzada tormenta culé tuvo dos componentes: Ansu Fati y Messi. Las incorporaciones desde la caseta fueron las principales bazas del ataque del FC Barcelona, pero un segurísimo Ruí Silva atajó todo lo que pasó por sus manos. El público, mientras tanto, templó los nervios con el oportuno cántico «Que viva España».

El Granada Cf no se achantó con el cambio de actitud del rival. Puertas y Vadillo aprovecharon cualquier resquicio en la zaga del FC Barcelona para agitar los nervios de Ter Stegen. No obstante el Barça apretó en los minutos finales, aunque menos de lo que se esperaba

EL público ahuyentó a los fantasmas de la remontada a base de bufandeos y cánticos, mientras que los pupilos de Martínez no dejaron de buscar el tercero. Cuando Cuadra Fernández pitó el final, la felicidad tomó la forma de una afición, la rojiblanca, la granadina, la que no se rinde. El Granada CF ha firmado el mejor comienzo de temporada de su historia en Primera, y, al menos hoy, dormirá líder. Los suyos soñarán esta noche con metas mayores que la permanencia. Quién sabe.

2 comentarios en «El Granada CF duerme líder tras batir al Barça»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *