Preferencia Baja Impar

por César Arranz

Cuando pase más tiempo podremos comparar mejor a este nuevo Granada de primera con el de la anterior etapa de Pozzo.  Ya hay algunas diferencias importantes. Con el Granada de Pozzo se sabía que con un 3-0 en el Bernabeú, en el minuto 60, el bajar los brazos y la goleada eran cosa segura. En cambio, a este Granada casi nadie dejó de verlo, sobre todo por sus partidos previos fuera de casa y porque no había perdido en dos años por una diferencia de más de dos goles. Se produjo la reacción, pero fue insuficiente. El conjunto rojiblanco se ahogó en la orilla.

El sábado el Granada perdió el partido antes de jugarlo, tal vez sobrepasado por la expectación y el no creerse capaz de ganar al Real Madrid en el Bernabeú, con el liderato en juego. El equipo granadino, tomó demasiadas malas decisiones en muchas jugadas; muchos controles  relativamente fáciles se iban, y las respuestas a los errores eran jugadas de gol del Madrid, que apenas perdonó. 

Otro punto clave en la derrota fue la lesión de Montoro en el minuto 5 del partido. Su sustituto Gonalons, todavía fuera de forma, ayudó a que Valverde hiciera el partido de su vida. Igual se podría hacer cierta crítica de cómo un jugador sin rodaje, sin apenas minutos  en los últimos años , esté en todas las jugadas importantes del equipo rival (a no ser que sea Messi). No se pudo solucionar esa «vía de agua» en todo el partido.

También hay que felicitar tanto  al  equipo como a Diego Martínez por hacer daño otra vez al rival a balón parado. Sigo creyendo que abusamos de jugar corners en corto con empate en el marcador, pese a todo el potencial cabeceador que tenemos arriba.

Con la aparición del VAR se verá beneficiado a la larga el equipo inferior. Habrá algo más de igualdad en los partidos y sacar puntos en campos  como el Metropolitano, Bernabeú o Camp Nou será algo más fácil. Lo que está claro es que se seguirán perdonando dobles amarillas claras, como las de Casemiro.

Para finalizar, creo que el Granada no supo mentalmente preparar y afrontar este partido, y cuando se dio cuenta de que el león no era tan fiero, y pudo quitarse el miedo escénico, ya fue demasiado tarde. Ahora lo más importante es recuperar a los lesionados… y que Gonalons se ponga a tono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *