La justicia reparte puntos en Huelva (1 – 1)

El Recreativo de HUelva no logra dejar los tres puntos en la capital onubense ante una Balompédica Linense que supo plantar cara al Decano.

Por Pablo J. García

Alberto Monteagudo elegía a los once protagonistas para el comienzo del partido con Nauzet en portería, Alberto Cera en banda derecha, Morcillo y Diego JIménez de centrales defensivos y cerraba Nano por banda izquierda; algo más adelantado veríamos a Sergio Jiménez, mientras que Gustavo Quezada y Gerard Vergé ocuparían el centro del campo; en la línea ofensiva jugarían Isi Ros, Carlos Martínez y cerraba Chuli en punta.

El Recreativo saltaba al terreno de juego con la idea de dominar el encuentro de principio a fin, pero la Balona se había marcado un objetivo: sentirse cómodo con el balón. Ambos conjuntos estaban dispuestos a dar guerra sobre el césped, pero fueron los locales quienes dieron el primer puñetazo sobre la mesa. Un disparo de Nano que el guardameta visitante lograba despejar con algún que otro apuro.

Tras este aviso, los gaditanos se pusieron el mono de trabajo y comenzaron a idear jugadas para colarse en el área de Nauzet y dar algún susto al Recreativo. Nada que no pudiera solventar el guardameta albiazul. Y, en ese periodo de tiempo donde la Balompédica Linense no cesaba en la búisqueda del primer tanto del encuentro, Carlos Martínez antepuso la maña a la fuerza.

A pase de Chuli y tras querer marcharse de Álvaro Vega, éste le derriba dentro del área en un penalti tan claro como absurdo. El cronómetro marcaba el minuto 32 de juego y el balón lo tomaba Morcillo dispuesto a levantar a la afición de sus asientos. Y no falló. Engaño al portero, disparo a la derecha y balón al fondo de la red. 1 – 0 y el Recreativo por delante, como a los albiazules les gusta jugar. Llegaría así el descanso, donde Monteagudo marchaba con unas idas más claras después del gol marcado por el defensa recreativista.

El segundo tiempo amanecía con un pantleamiento en el que el Decano jugaría apretando en la zona ofensiva con el objetivo de impedir que el centro del campo visitante tocara el esférico. Así se consiguió una nueva oportunidad que Chuli no lograría aprovechar para ampliar la ventaja.

Fue entonces cuando el encuentro dio un giro de 180º para el conjunto local. El Recreativo se quedaría con diez jugadores sobre el terreno de juego tras la expulsión por doble amarilla del capitán Diego Jiménez. Sin embargo, la descompensación no duró mucho sobre el terreno de juego, pues tres minutos después, Álvaro Vega seguiría el mismo camino que el central recreativista al túnel de vestuario tras que el colegiado le enseñara la segunda tarjeta amarilla.

Con diez jugadores cada equipo sobre el césped el Nuevo Colombino se disputaron los últimos 30 minutos del encuentro. El Recreativo continuaba perdonando el segundo gol. Y ya sabemos lo que ocurre quien mucho perdona. Manu Molina saca la falta para que aparezca Camacho por el segundo palo para empujar el balón hasta el fondo de la red. 1 – 1 y el Nuevo Colombino quedaba tocado pero no hundido.

La recta final del partidosería un auténtico juego al azar donde solo la suerte pudo haber decantado el partido hacia un lado u otro de la balanza. Aunque la justicia prefirió dejar el marcador en tablas y repartir un punto a cada equipo merecedor del resultado tras la batlla impartida en el Nuevo Colombino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *