Día especial para él sevillano pueblo de Montellano, con tan sólo 7.000 habitantes, vivieron ayer una jornada inolvidable cargada de sevillismo. Quedó inaugurada de manera oficial la Peña Sevillista Montellanera tras dos años de intenso trabajo y muchas noches sin dormir por parte de los responsables del éxito.

Ya existió con anterioridad en el pueblo dicha peña sevillista, llamada por entonces Luis García Tevenet en honor al ex futbolista y entrenador del club nacido en la localidad, pero con el paso de los años fue quedando en el olvido. Allá por diciembre de 2017 se comenzó a trabajar en la creación de la nueva peña, un lugar de reunión para todo el sevillismo del pueblo.

Desde bien pronto se notaba el ambiente de día grande para el pueblo, pudimos hablar con Genoveva, una joven sevillista que tiene como ídolo a Lucas Ocampos y que se sentía feliz por tener por fin su peña, además nos contó que su hermano jugaba al fútbol y que soñaba con verlo algún día vestir la camiseta de su Sevilla FC. También nos atendió el dueño del bar donde ha quedado la sede oficial de la peña, Antonio, que nos comentó que para el era un orgullo que fuera así y que dejaba de manera altruista su local para el uso y disfrute de los sevillistas de Montellano.

Emocionado nos atendió Francisco, presidente de la peña, que tras años de esfuerzo veía todo recompensado en una noche que casi no se podia definir con palabras. También nos comentó Curro Gil, edil de la localidad, que para el pueblo era importante un lugar como tal para dar vida al mismo y nos comentó que, a pesar de ser un pueblo pequeño, había mucha vida en sus calles. Los jóvenes de Montellano, expectantes ante la llegada de sus ídolos, abarrotaban las calles cercanas al evento.

A las 20:00 llegaron Sergi Gómez y Jules Koundé que hicieron las delicias de pequeños y mayores firmando autógrafos y haciéndose fotos sin parar, llevando así un trocito del Sánchez-Pizjuan a Montellano. Les acompañaron para el posterior acto el presidente de la Federación de Peñas del club, Carlos Jiménez e Ismael, también miembro de la misma. En representación del club vimos al Vicepresidente Gabriel Ramos.

Pasada la locura futbolística llegó el turno protocolario que abriría el presidente de la peña para agradecer al club y al pueblo todo el apoyo que les habían dado y el esfuerzo por acercarse a su localidad siendo día laborable. Se acordó de las peñas que allí estaban acompañándolos como era el caso de Morón y Aharal.

Tanto Carlos Jiménez como Curro Gil dieron buena cuenta de lo que significa tener una «nueva casa» para el sevillismo y el valor de haberlo conseguido a 40 km de la capital hispalense. Emociones una tras otra que todos culminarian con un sonoro «viva el Sevilla». Por último Gabriel Ramos, tan elocuente como siempre, recordó la grandeza de la institución y deseó la mejor de las suertes a la peña. La Federación de peñas y el club obsequiaron con sendas banderas a la peña que correspondería con una réplica del castillo de Montellano, una placa conmemorativa y diversos productos locales como pestiños y aceite.

En definitiva, tarde noche para el recuerdo en Montellano que pudimos vivir en El Diario Deportes desde donde deseamos la mejor de las suertes a la Peña Sevillista Montellanera.

Por David Niebla

Redactor del Sevilla FC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *