El Recreativo de Huelva consigue los tres puntos como visitante en el tiempo de descuento y se distancia de los puestos de playout

Por Pablo J. García

Vitales, sí. Pero la imagen mostrada sobre el terreno de juego deja intranquila a la afición onubense quien ve como la situación no mejora con el paso de las jornadas. Rival con mucho que perder y mucho que ganar, pues al inicio de la jornada se encontraban en la posición de playout y, tras la derrota, bajan a los puestos de descenso directo. Y, a pesar de que el terreno de juego no se encontraba en unas óptimas condiciones, no puede haber excusas ante esta falta de ritmo en los partidos por parte del Decano.

Monteagudo apostaba por los jugadores que no se acostumbran a ver sobre el césped, algo de entender, ya que los titulares arrastran un importante desgaste físico con la reciente acumulación de partidos entre liga y copa. Optaba así por Nauzet en portería; Cera por la derecha, Borja García y Diego Jiménez como centrales y Nano cerrando la zona defensiva por la izquierda; el centro del campo estaría comandado por Quique Rivero, a quien acompañaría Fran y Gerard; y completando la zona ofensiva estarían Alfonso, Rubén Cruz y Chuli. 

Los 90 minutos no fueron el escaparate del mejor fútbol que puede verse en la categoría de bronce. Tanto es así que hasta pasar el minuto 20 no se vio la primera ocasión, la cual fue a favor del Recreativo. El mal estado del césped dificultaba cualquier acción de dominio con el esférico. Ninguno de los dos conjuntos pasaban a tener el dominio claro del juego y el encuentro tomaba un carácter defensivo, tratando más de no cometer errores que de arriesgar.

Llegaba así el final de los primeros 45 minutos. Poco fútbol y los guardametas sin estrenar. La opción primordial, dado el estado del verde, se basaba de jugar con balones aéreos, pero sin precisión alguna en ninguno de los dos conjuntos.

El segundo tiempo comenzaba con un cambio en las filas del Recreativo. Monteagudo mandaba a la banca al extremo Alfonso para dar entrada a Irizo. Pero eso no cambiaría nada. El encuentro seguía en la monotonía de no mostrar atisbo de mejora en cuanto a la calidad del juego. Las (pocas) ocasiones de peligro llegarían por balones parados, siendo la única oportunidad de abrir el marcador.

Hasta el minuto 57. El canterano Fran se quedaría solo contra el portero en un mano a mano en la que el esférico sería salvado por el guardameta y Rubén Cruz no lograría rematar adecuadamente un balón que no tocaba el fondo de la red. Con el paso del tiempo se iban sucediendo las sustituciones en ambos conjuntos y alguna que otra tarjeta amarilla se dejaba ver, hasta llegar a los últimos 15 minutos de partido.

Se entraba en una dinámica totalmente diferente vista hasta entonces. Un encuentro roto en la que un gol podría sentenciar el partido. Y sería el Talavera quien levantara la voz tras una doble ocasión que Diego Jiménez logró salvar en la línea de gol para evitar el tanto del conjunto local. El partido comenzaba a animarse.

A continuación llegaría la polémica del partido. Un baile de amarillas para ambos conjuntos acabaría dejando al Recreativo con dos jugadores más sobre el terreno de juego. Primera expulsión clara para Cidoncha tras entrar con plancha a Fran. Acto seguido, en una jugada en la que Isi Ros tras el saque de falta tomaba posesión el jugada para adentrarse en el área, Expósito hace falta y el colegiado interpreta que es suficiente para mostrarle la segunda amarilla. Polémica servida.

Con el ambiente calmado, Nano se disponía a sacar la falta en la esquina izquierda del área. Tenía a dos jugadores albiazules en la frontal del área sin cubrir para golpear el balón, pero el defensa recreativista optó por meter el balón al segundo palo donde esperaba Diego Jiménez para elevar la pierna e introducir el balón hasta el fondo de la red. No hubo tiempo para más.

Como frente al Mérida, un gol en el descuento hace sumar 3 puntos vitales a un Recreativo que dejan claro, como diría el famoso escritor Miguel de Unamuno, vencer pero no convencer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *