Sevilla FC 1 – 1 Deportivo Alavés: Crecen las dudas en Nervión

Tras la eliminación copera esta semana, el Sevilla acaba empatando en casa ante el Alavés para el mosqueo general del sevillismo

36.286 espectadores se dieron cita en el Ramón Sánchez Pizjuán en una calurosa tarde de febrero, más parecida a época primaveral que al final del invierno. Arrancaba el encuentro sin sorpresas en el once a excepción de la baja de última hora del jugador franquicia del Glorioso, Lucas Pérez. Garitano planteaba el partido de una manera muy clara, esperar atrás al Sevilla e intentar aprovechar sus ocasiones. El conjunto hispalense, por otra parte intentaba practicar un juego de toque, muy vistoso, pero a su vez descafeinado por completo. El Alavés se encontraba muy cómodo en el terreno de juego, la primera ocasión real de peligro llegaría en el minuto 23 con un centro muy tocado de Nolito al que no acertaba con atino De Jong, que aun así lograba impactar con el cuero pero el remate salió muy blando a las manos de Pacheco. Acto seguido, un nuevo ataque sevillista acaba con un robo de balón de la zaga blanquiazul para montar una contra clarísima que iba a finalizar con un disparo cruzado Joselu en posición antirreglamentaria, no obstante Vaclik consiguió repeler el tiro. Cuando se daba a conocer el alargue de un minuto y con la cabeza puesta en el vestuario, los andaluces tendrían una última para meter el miedo en el cuerpo a su rival. Jugada muy rápida por banda derecha entre Ocampos y Jordán que termina con un centro del argentino al que no llega De Jong para rematar completamente solo ante el guardameta.

Finaliza así una primera mitad con empate a cero y que deja muchísimo que desear sobre todo por parte de los locales. A la vuelta del descanso y sin cambios en ningún conjunto, arrancaba una segunda parte con unas directrices bastante cambiadas en los de Lopetegui, que ya buscan generar un poco más de profundidad en el juego. A los cinco minutos de dar inicio y viendo que no salían las cosas como había planeado el técnico local, decide realizar un doble cambio. Se retiraban Jordán y Nolito para dar entrada al Mudo Vázquez y al recién fichado Suso. Por su parte, Garitano, viendo que el Sevilla estaba empezando a generar mucho más a raíz de la entrada de Suso, también decide mover su banquillo e incorporar a Luis Rioja y Pere Pons en el lugar de Burki y Fejsa.

Suso en sus primeros minutos como sevillista. (Foto: Sevilla FC)

Tras esta batalla táctica en los banquillos, se iba a ver un partido completamente diferente, primeramente iba a haber una ocasión clarísima para los locales en la que Kounde consigue rematar un córner botado a la perfección por Ever Banega, pero su remate se marchaba ligeramente desviado. En el 70’ todo iba a cambiar de rumbo sin sentido viendo cómo iba el partido, una falta lateral que saca Duarte para un remate en el segundo poste que logra repeler Vaclik con la mala fortuna de que el rechace le cae solo a Joselu dentro del área para que anote el primer gol del encuentro a placer. Tocaba remar para los sevillistas, que ya se desesperaban desde la grada, pero a los pocos minutos llegaría el empate. Una jugada larga con el Alavés encerrado, Jesús Navas busca un centro que acaba tocando en la mano de Rubén Duarte y con el colegiado señalando la pena máxima. Ocampos lanzaría el penalti y lograría el empate engañando al portero, que se lanzaba a su derecha.

Tras el gol del empate, ya no se jugaría más, el Alavés jugaba con el tiempo a placer y el Sevilla seguía descafeinado en ataque, sin inquietar en exceso al meta rival. Terminaba así el partido con tablas en el marcador y con un público que volvía a pitar al equipo. El Sevilla lo único positivo que puede sacar es que el Atlético de Madrid no ha puntuado, pero el mal ajeno no es un bien propio, queda mucho por trabajar para conseguir el objetivo final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *