La situación económica de los clubes después de la crisis del coronavirus obligará a los rivales sevillanos a dar más oportunidades a los canteranos.

El Real Betis Balompié y el Sevilla FC deben plantearse la posibilidad de recurrir a la cantera con más frecuencia. Los augurios para el próximo mercado de fichajes no son buenos. La crisis económica que producirá el coronavirus traerá un descenso de la compra de futbolistas a los precios que establece el mercado. Los filiales son la salida más rentable para reforzar las plantillas en un futuro cercano.

Pero, ¿realmente son viables para las dos entidades sevillanas apostar por sus categorías inferiores? Si hacemos un repaso de los últimos tiempo puede que encontremos algunas respuestas.

En el caso del club verdiblanco, en las últimas temporadas ha habido un núcleo importante de chicos del filial. En la actualidad, Edgar cuenta con una importancia cada vez mayor en los planes de Rubi jugando 10 partidos. Antes de él, Junior Firpo se asentó en el lateral izquierdo como titularísimo y Fabián Ruiz llegó a ser determinante en el centro del campo en el esquema de Setién. Quien comenzó esta nueva generación exitosa fue Dani Ceballos. Sus encuentros causaron una gran ilusión en la afición cuando aún permanecían en Segunda. Y es que el paso por esa División anteriormente trajo a otros canteranos como Beñat, Cañas, Pozuelo o Adrián San Miguel de mano de Pepe Mel. Eso sí, algunos se quedaron por el camino como Álvaro Vadillo, Nono o Eder Vilarchao por lesiones o falta de rendimiento.

Los nervionenses apuestan claramente por Bryan Gil. Aunque el sevillista tuvo que irse cedido al Leganés por falta de minutos. Sergio Rico fue portero titular a causa de las lesiones de Beto y Barbosa en la temporada 2014/2015. Su rendimiento fue a menos y acabó saliendo cedido al PSG este último mercado veraniego. En 2014 Alberto Moreno era titular después de comenzar con el primer equipo en la 2012/2013. Se marcharía al Liverpool después de dos temporadas. El caso de Diego Perotti también fue de un jugador que se esperaba mucho y acabó rindiendo menos de lo que se esperaba. Aún así militó con la plantilla principal durante siete años. Hay canteranos como Campaña o Bernardo que acabaron siendo importantes fuera de su club de origen.

Finalmente comparamos las títulos de los dos filiales principales. El Betis Deportivo tiene cinco ligas de Tercera División y el Sevilla Atlético nueve de Tercera y dos de Segunda B.

En los últimos tiempos el conjunto de Heliópolis ha apostado más por su cantera posiblemente por su circunstancia de pasar por más temporadas por Segunda División. La capacidad económica del Sevilla es superior por sus éxitos en la UEFA Europa League y sus participaciones en finales de Copas del Rey. Esto le permite abarcar el mercado con mayor amplitud y no depender tanto de su cantera. Aunque esta situación puede cambiar en estos tiempos que corren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *