David Aganzo y Diego Rivas, su secretario general, estarían inmersos en una trama en la habrían pagado 3.000 euros para obtener información privada.

El presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, David Aganzo, y el secretario general, Diego Rivas, estarían envueltos en una trama de corrupción. Más concretamente de delito de cohecho y de coacción. MARCA informó sobre la carta que hacía la denuncia la cual ha hecho pública.

En ella, Antonio Saiz Checa, director de Segunda B y Tercera cuando trabajó en la AFE, escribe sobre su particpación y la de sus dos superiores en un pago de 3.000 euros. Esta transacción ilegal pretendía hacerse con documentos del sindicato Futbolistas On. Con estos papeles querían demostrar la financiación de la entidad por parte de la LFP. Esto significa que sobornó a alguien para hacerse con esa información.

Checa incluye que Aganzo usó su jerarquía para obligarle a intervenir en esta acción. También fue presionada por el presidente y Rivas para que limpiasen su imagen cuando Antonio Saiz participó en una moción de censura contra sus dirigentes de la AFE. El exdirectivo de la asociación añade que sufre de problemas psicológicos después de este caso.

Esta misiva fue enviada a la directiva y trabajadores de la organización. La Fiscalía de Valencia tiene en su poder este escrito para estudiar un proceso judicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *