La situación deportiva y económica obliga al club a moverse con cuidado en los despachos.

El Unicaja de Málaga para en el proceso de renovación de contratos. Como informa SUR, el club de baloncesto no quiere arriesgar dinero en jugadores que no puedan cumplir. Esto se debe a la situación económica y deportiva que atravesará este año. La reducción de dinero por la crisis del coronavirus y el rendimiento de los jugadores en el tramo final decidirán quién debe continuar las próximas temporadas.

Ejim, Elegar, Mekel o Waczynski son algunos nombres que están en esa fila de renovaciones pendientes. Los dos únicos jugadores de la plantilla en conversaciones avanzadas son Carlos Suárez y Alberto Díaz. Con el primero ya hay un preacuerdo hablado mientras que el segundo esperan poder proseguir en los próximos días en su vinculación unos años más.

Su presidente, Eduardo García, ya indicó de los problemas de este mercado y que ningún jugador con contrato tendrá fácil salir de su equipo dada las circunstancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *