El club de Nervión cumple seis años de la conquista de su cuarto título europeo después de renovar la plantilla.

La temporada 2013/2014 era diferente. El mercado de fichajes se abrió y Monchi comenzó un lavado de cara completo a la plantilla. Se marcharon jugadores importantes como Navas y Negredo. Otros que no triunfaron como Stevanović o Babá hicieron las maletas. Y algunos que sí pero no como Medel o Trochowski. Ese curso fue una revolución. Con un proyecto que se sustentaba en la figura de Ivan Rakitić llegaron apuestas como Bacca, Vitolo, Gameiro, Iborra o M’Bia. Con un técnico experimentado como Unai Emery querían volver a afianzarse en Europa durante los siguientes años después de dos temporadas consecutivas viendo desde casa las competiciones europeas. Y por supuesto competir en la Europa League.

Una temporada marcada por tener picos de irregularidad constantes, el conjunto hispalense avanzó ronda tras ronda eliminando al Real Betis en un derbi europeo en los penaltis, al Oporto y al Valencia en el último suspiro con aquel cabezazo de M’Bia desde un saque de banda. Emoción no le faltaba ese año a los partidos de la UEFA.

De nuevo en una final. En Turín. En el Juventus Stadium, el coliseo del gran club transalpino. Precisamente sería eliminado en las semifinales ante el otro finalista, el Benfica. El histórico portugués repetía final de forma consecutiva en busca de romper la maldición de Guttman.

Aquella noche, los portugueses liderados por Lima, Gaitán o Garay y por los jóvenes Rodrigo Moreno, André Gomes y Jan Oblak plantaron cara y dominaron grandes tramos del partido. Pero el Sevilla resistió y supo responder en todo momento con jugadas al contragolpe.

Pero como sucedió en el 2007, de nuevo se decidiría la final por penaltis. Beto, esa día inspirado, paró los lanzamientos de Cardozo y Rodrigo. La entidad rojiblanca volvía a alzarse campeón después de siete años. Hoy, 14 de mayo, se cumplen seis años. La recuperación de la senda del campeón. Una senda que le llevaría a conseguir dos trofeos más de la Europa League. Gracias al triunfo de una revolución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *