El exsevillista griego ofreció una entrevista a los medios oficiales del conjunto sevillano.

Vassilis Tsartas habló sobre sus años en el Sevilla FC para los medios oficiales del conjunto hispalense. El griego llegó a Sevilla en el año 1996. «Cuando llegué en el año 96, lo hice con la máxima ilusión de jugar en la liga más importante del mundo y esperaba encontrar cosas que, año tras año, se mejoraba, pero la mala suerte fue que el Sevilla pasó sus cuatro peores años a todos los niveles».

Un jugador que destacó por su clase y talento con el que se ganó a la afición. «A nivel personal, puedo decir que, con las características de mi juego, y como al sevillismo le gusta el arte, no fue difícil mostrar mis cualidades. A nivel de equipo, era muy complicado, aunque podría destacar y dejar mis detalles». Pero explica que tiene una espina clavada por no haber formado parte de la época dorada de la entidad sevillana. «Mirando luego cómo fue todo para el Sevilla, uno se queda con un sabor agridulce en la boca, porque me hubiera gustado haber formado parte de todo lo que, a partir del 2000, poco a poco se comenzó a construir y llegar donde ha llegado, con muchísimos éxitos y títulos importantísimos. El club está al nivel más alto, de los mejores clubes de Europa».

Tampoco se marchó de las mejore formas. «Terminó la temporada con dos jornadas más en las que no jugué y descendimos. Entonces el club me pidió que no era posible seguir juntos. Me tuve que buscar la vida y tuve que volver a Grecia, al AEK de nuevo. No fue la temporada que me hubiera gustado hacer, fue un despido muy frío, pero en los cuatros años hubo de todo. Me quedaron buenos recuerdos, tanto de compañeros que tuve, como de la afición».

Por último indica cuál es el motivo por el que el equipo ha crecido tanto. «La clave y lo importante es tener a una persona como Monchi. Alrededor de Monchi todo eso funciona porque cada uno tiene su papel y repartiendo el trabajo es más fácil tener los éxitos que está teniendo el Sevilla. No es fácil estar ahí arriba, ser un club ejemplo, con una estructura envidiable, nada que ver con lo que era cuando yo estuve».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *