El club cordobés tantea posibilidades de devolver el dinero perdido a sus socios de cara al año que viene.

El Córdoba CF piensa en los abonados de la temporada que viene. Las cifras ya fueron bajas este curso con menos de 8.000 y que dejaron unos 850.000 euros en las arcas. Por este motivo, se estudia una nueva campaña para que los efectos del coronavirus afecten lo menos posible a los socios.

Su consejero, Adrián Fernández-Romero, habla de un plan social basado en gratificaciones. Entre ellos, se trabaja en una serie de bonos con Footters, poseedora de los derechos televisivos del club, para que sus socios lo usen en una cartera virtual. También la directiva llegó a un acuerdo con una nueva marca deportiva para vestir a los blanquiverdes y proponen buscar más patrocinadores para la camiseta.

Romero hace balance de la Segunda B Pro y la ve positiva teniendo en cuenta que el año que viene habrá 100 equipos en Segunda B. Aunque confía haber podido alcanzar la Segunda División antes de su creación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *