El Sevilla consiguió su cuarto título de Europa League un 27 de mayo de 2015 ante un inesperado rival en la final de Varsovia, el Dnipro ucraniano.

Cinco años es el tiempo que ha pasado desde que el Sevilla FC levantó su cuarta UEFA Europa Legue el 27 de mayo de 2015. Un torneo que estaba en el aire. El Sevilla supo mantener su núcleo campeón del año anterior. Con jugadores como Aleix Vidal, Trémoulinas o Krychowiak se reforzaban puestos que cojeaban un poco. Con el título de campeón todos se preguntaron, ¿volverá este equipo a repetir trofeo? ¿Recordarán aquellos tiempos en los que Palop defendía su portería, Dani Alves centraba y Kanouté o Luis Fabiano remataban?

Parecía que el sorteo le deparó suerte. El Grupo G con Standard de Lieja, Rijeka y Feyenoord parecía sencillo. Pero levantó dudas. El conjunto de Nervión quedó segundo por debajo de los holandeses. En la primera ronda del K.O. tocó el Borussia Mönchengladbach. Tras pasar al conseguir aguantar los envites de los alemanes eliminarían al Villarreal con facilidades y al Zenit de San Petersburgo con un buen susto en el partido de vuelta. En semifinales esperaba la Fiorentina. Los italianos llegaban en un buen momento de forma pero poco pudo hacer ante el Sevilla que arrolló con un global de 5-0 en la eliminatoria.

En la final de Varsovia debía haber llegado el Nápoles con un espectacular Higuaín en sus filas. Pero la sorpresa del torneo eliminó a los napolitanos. El Dnipro de Ucrania era finalista de esa edición. No eran favoritos. Pero la épica marcaría aquella noche en el Estadio Nacional de Polonia.

El pequeño dio guerra. Kalinic adelantó a los ucranianos en el minuto siete. Los malos pensamientos comenzaron a rondar en la cabeza de los aficionados sevillistas. Pero por constancia, el empate llegó en el 28 logrado por Krychowiak tras un rechace. En el minuto 31 Bacca puso por delante al Sevilla con un pase preciso de Reyes. Pero los del este volvieron a sorprender con una falta magistralmente tirada de Rotan antes del descanso. 2-2 en el marcador. El duelo se emparejó. En el 73 de nuevo el colombiano marcó. En ese momento, el gen de ganador consiguió aguantar el definitivo 3-2.

El Sevilla volvía alzar ese título. Otra vez la historia se repetía. El Sevilla ganaba de forma consecutiva la Europa League. Se igualaba el milagro de la década anterior. De los que marcaron el camino antes que ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *