El central almeriense fue uno de los jugadores más destacados en el Almería entre los 70 y 80.

Antonio Matínez Ufarte falleció el pasado domingo a la edad de 64 años a causa de una enfermedad. El central almeriense es una de las figuras destacadas en el Almería de los 70 y 80. «El niño» destacó por facetas como su altura, la salida de balón o el golpeo, características diferentes para un defensa en aquellos años en España.

Su debut con el conjunto de la capital almeriense llegó en la temporada 1973/74 de manos de Ben Barek contra el Marbella. En una posición de zaguero adelantado tuvo que competir por el puesto con Pino y Mantecón. Después de tres ascensos y estar cerca de subir a Primera División, el de El Marchal de Enix se marchó en busca de minutos militando en Úbeda, Melilla, Manchego, Orihuela y el Poli Almería.

Ufarte siguió vinculado al fútbol tras su retirada como profesional. Una de las leyendas de aquel Almería tan recordado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *