El conjunto amarillo consiguió un sufrido empate ante el Huesca en el 97 de partido que lo mantiene a la cabeza de La Liga Smartbank.

El ascenso es un objetivo no apto para cardíacos en muchas ocasiones. El Cádiz CF es muestra de ello. Los de Cervera no conocen la derrota en las cuatro jornadas hasta ahora disputadas en la vuelta a la competición. Eso sí, tres empates y solo una victoria. En otras circunstancias no sería un buen balance para el líder del campeonato de Segunda. Pero visto como se las gastan los cadistas es otro cantar. La épica se entona en cada choque con los gaditanos.

El partido contra el Huesca es un ejemplo más. Un envite equilibrado, el Cádiz dominaba y aguantaba a los azulgranas. Pero por detrás del marcador en el 65. En el 97 un penalti absurdo de Luisinho sobre Salvi. Álex Fernández transformó la pena máxima. De nuevo sumaban en otro partido complicado. Y es que solo en su victoria ante el Numancia estuvieron por delante del marcador. Solo en el empate del Alcorcón lograron marcar su último gol antes del minuto 85. En todos los demás encuentros se anotaron en los minutos finales.

Los cadistas ya están de sobre aviso. En esta liga cada momento cuenta. Sus rivales también lo saben. El ascenso será un abono al sufrimiento, a la desesperación y a la épica una vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *