El conjunto hispalense no supo desarbolar la defensa de los de Sergio González en un partido importantísimo para la pelea por el cuarto puesto.

El Sevilla FC empató con el Real Valladolid en un encuentro que se suponía fácil para los de Julen Lopetegui. Igual de importante era debido a la pelea por la cuarta posición que da acceso a disputar la Champions la próxima temporada. El once del Sevilla saltaba con Escudero, Banega y Franco Vázquez como noveadades, manteniendo a Munir en la punta de ataque. Los vallisoletanos se presentaban con muchas bajas al Sánchez Pizjuan y un equipo titular muy poco reconocible.

En los primeros minutos, los blanquivioletas presionaron muy arriba en la salida de los rojiblancoa que no conseguían sacar el balón limpio. Varios robos del Valladolid dieron lugar a dos disparos lejanos sin mucho peligro para Vaclik. Poco a poco, los nervionenses lograron aproximarse al área de Jordi Masip y acorralar a la zaga de los pucelanos. Ocampos tuvo en sus botas las dos más claras de los sevillistas durante la primera mitad. Un disparo tras un rechace que se marcha muy cerca del palo izquierdo y un remate de tacón que se estrella en el larguero.

Pero en el minuto 25, en una falta aislada casi en el centro del campo, Kiko Olivas remataba solo tras un fallo en el marcaje de Fernando y una mala salida del portero checo. A partir de ahí, los de Pucela presionaron de nuevo con más energía y lograron acabar la primera parte sin apuros de los atacantes del Sevilla.

Lopetegui reaccionó y sacó a Suso junto con Joan Jordán. El cuadro de Nervión se volcó al ataque por el sector derecho con constantes internadas de Navas. Esto daría lugar al gol de Munir de cabeza, tras un balón colgado por el de Los Palacios después de un saque en corto de un córner. Pero el arbitro, con ayuda del VAR, anuló el tanto. El Valladolid de nuevo consiguió dormir el partido y frenar la inercia de los sevillanos.

En una jugada aislada, después de un saque de esquina, el juez del partido señala los once metros tras un balón cabeceado por Escudero que golpeaba en el brazo del central, Javi Sánchez. Ocampos resolvió la pena máxima en el 83. Quedaban siete más cinco de descuento. El míster sevillista desesperado daba los últimos gritos de ánimo. Pero los vallisoletanos supieron una vez más controlar el tempo del partido y lo trabaron. Hasta el punto que los blanquivioletas gozaron de una ocasión muy clara de Rubén Alcaraz que para Vaclik el mano a mano y un disparo lejano de Enes Ünal que repele el cancerbero.

Finalizaba así el choque, dejando tocado al Sevilla con su cuarto empate consecutivo tras la vuelta y con las peores sensaciones desde entonces. Pierde una oportunidad de presionar a sus rivales directos por la lucha por la cuarta plaza. En su próximo partido contra el Leganés, El mudo no jugará por sanción tras la quinta amarilla recibida en este último encuentro. El argentino no cuajó su mejor partido tampoco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *