Tras la renovación de Mikel Villanueva, los blanquiazules han conseguido retener a todos los jugadores que finalizaban contrato.

Algo de estabilidad en Málaga de cara al tramo final de temporada. Aunque costó más de lo deseado, finalmente el conjunto andaluz fue capaz de convencer al venezolano Mikel Villanueva para que firmara y dispute con ellos lo que resto de temporada. El jugador finalizaba contrato hoy y se desvincularía de la entidad, pero, de esta forma, acabará la temporada con el Málaga.

Este asunto era primordial para Manolo Gaspar, ya que Villanueva era una de las 18 fichas profesionales con las que cuenta el Málaga ahora mismo. El resto de futbolistas que se encontraban en esta situación no pusieron tantos obstáculos en las negociaciones. Fueron los casos Luis Múñoz y Lombán, que también acababan contrato, y de los cedidos Sadiku y Buenacasa. En el caso de estos dos, sus respectivos clubes, Levante y Mallorca, tampoco se opusieron a la continuidad de los jugadores para acabar la campaña actual.

El caso más llamativo fue el de Aarón Ñíguez, quien no sólo aceptó seguir con el club malagueño hasta el final de la liga regular. El centrocampista se ofreció para pagar lo que fuera necesario a los empleados del club, consciente de la difícil situación que vive el club de Martiricos. El resto de jugadores que finalizaban su relación contractual también aceptaron la renuncia del salario correspondiente a estos meses añadidos a la competición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *