Los sevillanos cuajaron un gran partido con tres goles a cero, con doblete de Óliver Torres y uno de Munir, ante un conjunto madrileño que ve más cerca el descenso a Segunda.

El Sevilla FC vuelve a conseguir tres puntos desde el derbi sevillano después de cuatro partidos consecutivos empatando. El conjunto de Nervión lo hizo ante un Leganés con las bajas de Óscar Rodríguez y Carrillo y cada vez más cercano a una Segunda División que parece imposible de esquivar. Con Lopetegui sancionado en las gradas de Butarque, Pablo Sanz se hacía cargo del equipo en los banquillos. Con un centro del campo en rotación con Joan Jordán, Óliver Torres y Gudelj saltaban al terreno de juego. De nuevo, En-Nesyri volvía a tener una nueva oportunidad en el once del Sevilla. Reguilón volvía también a la titularidad.

Los rojiblancos comenzaron queriendo dominar y las primeras ocasiones llegaron por parte del delantero marroquí. El futbolista africano no supo finalizar una clarísima ocasión en la que remataba solo. El Leganés presionó arriba generando problemas a la salida de balón sevillista. En el minuto 22, tras un rechace de un saque de esquina, Torres remató desde fuera del área para hacer el primero. El dominio del club sevillano era claro y en el 34 volvería a ser el centrocampista extremeño, tras una jugada bien enlazada en la que Navas se va de varios rivales y una defensa de los madrileños muy blanda, se revolvía para conseguir espacio y tiempo para perforar de nuevo la portería de los blanquiazules.

El dominio era evidente ante el cuadro de Javier Aguirre que no encontraba reacción posible ante el vendaval hispalense. La segunda parte arrancó con un ritmo lento en la que Ocampos tuvo una buena desde la frontal del área. La posesión era sevillista y el Lega intentaba reaccionar haciendo varios cambios a la vez. Las llegadas de los pepineros eran más habituales pero de nuevo sin peligro. En el 81, Munir finta y coloca en la cepa del poste un remate con la derecha para cerrar definitivamente el encuentro. Aun así el Leganés contó su ocasión más clara en los minutos finales con un remate del canterano Manuel Garrido que paraba Vaclik milagrosamente con los pies.

El Sevilla volvía saber lo que es ganar con una victoria plácida que le sirve para recortar las distancias con el Atlético de Madrid, dos puntos por encima, y presionar a Getafe y Villarreal en sus partidos correspondientes. Jules Koundé se perderá el próximo partido contra el Eibar por acumulación de amarillas. Franco Vázquez y Julen Lopetegui volverán a los asientos del banco de los nervionenses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *