El club ha comunicado a los jugadores que deberán regresar al trabajo entre el 1 y el 5 de agosto.

En el Córdoba todo va volviendo poco a poco a la normalidad. Tras la finalización del ERTE, los empleados del club pudieron regresar a las oficinas. El consejo de administración por un lado y, por otro, la dirección deportiva junto al cuerpo técnico volvían al trabajo después de casi tres meses de inactividad por la pandemia.

Aunque la entidad cordobesista sigue con cierta incertidumbre debido a los líos abiertos aún en los juzgados, el proyecto de Infinity seguirá hacia delante. Todos dentro del club ponen de su parte. Su intención es consolidad un proyecto sólido en lo social, en lo económico y, lo más importante, en lo deportivo, con el objetivo de regresar a La Liga Smartbank.

En este último aspecto, la llegada de Sabas al club ha ayudado a que la planificación para el próximo curso empiece cuanto antes. Para empezar, el club ya ha marcado una fecha en rojo en el calendario: el 3 de agosto. Esa fecha, si todo transcurre con normalidad, los jugadores deberían regresar a los entrenamientos tras un parón más largo de lo habitual. La plantilla ya ha recibido el comunicado en el que se les indica que la vuelta está prevista entre el 1 y el 5 de junio. De esta forma, se da cierto margen para el regreso debido a los reconocimientos médicos, que deberán realizarse en más tiempo debido a la nueva normalidad.

El club también se ha puesto en contacto con jugadores del filial con los que quiere contar la próxima temporada. A su vez, Sabas está a la espera de la disputa del «play-off» para poder comenzar a realizar incorporaciones de primer nivel. Sin querer perder ni un segundo en la planificación, en las oficinas del Córdoba quieren seguir esta hoja de ruta para luchar por el ascenso. De momento, están a la espera de que Infinity apruebe los presupuestos y así comenzar este nuevo proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *