El conjunto hispalense podrá contar con todos sus efectivos en el tramo final.

El Sevilla hizo oficial durante la tarde de ayer que los tres jugadores que acababan contrato seguirán un mes más en el club. Es el caso de Banega, Reguilón y Bono. En el caso del argentino, su contrato finalizó el 30 de junio y tenía ya firmado un nuevo contrato con el Al Shabab. Las negociaciones a tres bandas no han sido sencillas, ya que el rosarino tenía firmado un jugoso contrato y quería tener la seguridad de que no lo perdería. Finalmente, Banega ha mantenido ese contrato de diez millones por temporada durante tres años y el Sevilla seguirá contando con él hasta el final.

Los otros dos casos eran los de Reguilón y el de Bono, ambos cedidos por Real Madrid y Girona respectivamente. En estos casos, el acuerdo de prolongación fue más fácil, ya que todos los clubes se están mostrando abiertos a ampliar estas cesiones hasta el término de este curso 2019/2020. A su vez, el Sevilla también ha ampliado la duración de los jugadores que tiene cedidos en otros clubes. Sin embargo, Joris Gnagnon si que regresará pronto con el club, ya que la liga francesa donde estaba cedida ha finalizado. El francés no podrá participar con el club hasta la próxima temporada, en la que parece que Monchi y Lopetegui contarán con él.

La ampliación de estos contratos no será exclusiva para las jornadas restantes de La Liga Santander, sino que incluye también los partidos de Europa League que dispute el Sevilla. De momento, sería el partido de octavos de final que le enfrentará a la Roma, a partido único y en campo neutral. En caso de seguir avanzando rondas en la competición, estos jugadores seguirán siendo parte de la disciplina sevillista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *