El conjunto verdiblanco consiguió un punto en Balaídos en un choque con poco fútbol y ocasiones para los sevillanos y gallegos.

El Real Betis sacó el empate a uno contra el Celta de Vigo en Balaídos. Los béticos volvían a demostrar que esta temporada es mejor que finalice por mostrar, una vez más, una capacidad nula de mejorar la imagen de la plantilla. Alexis Trujillo apostó por una defensa de cuatro con Feddal y Mandi de centrales y Álex Moreno junto a Emerson en los laterales. Loren partía de inicio acompañado de Juanmi. Aleñá ocupó el hueco de Fekir, expulsado la anterior jornada frente al Villarreal.

La primera parte se mostró el miedo de perder de ambos equipos. El juego fue trabado, sin profundidad, con faltas y constantes despejes sin una salida de balón por parte de las defensas. El gol llegó en el minuto 22 tras una falta muy escorada tirada por Nolito, la pelota superó a la defensa por la derecha y entró por el palo de Joel Robles. Un fallo clamoroso del guardameta madrileño que sigue sin convencer. El Betis no respondió y finalizó la primera mitad sin mejorar en sensaciones.

La segunda inició con el mismo ritmo que la primera. Con el paso de los minutos Tello, Joaquín y Pedraza entraron para cambiarle la cara al encuentro. Apenas varió en cuanto al juego. Los béticos no conseguían enganchar una jugada clara para inquietar a Rubén Blanco. En una jugada aislada Emerson recibe un golpe en la cara por el brazo de uno de los jugadores celestes. González Fuertes no apreció nada. En el 68 Guardado intenta golpear un balón bombeado y Rafinha golpea con la planta del pie al mexicano dentro del área. En primera instancia, el colegiado pita penalti pero, después de revisar la acción en el VAR, decide anular la pena máxima. Una jugada muy dudosa.

Más por insistencia que por juego, en un córner ensayado, Feddal remata dentro de la portería de los gallegos. La tensión se mantuvo porque se revisó desde el vídeo arbitraje, con todos los béticos protestando la revisión. Finalmente sube al marcador. El partido se encaminaba hacia su finalización con ninguna oportunidad clara para que cambiase. Así concluyó con este reparto de puntos que no convence a un Celta que quiere alejarse del descenso y un Betis que sigue sin arrancar para concluir la temporada con sensaciones positivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *