Los malagueños empataron a cero en un encuentro cerrado y con muchos miedos contra el Albacete que no quería perder puntos en La Rosaleda.

El Málaga CF desperdicia la mejor oportunidad que tenía desde la vuelta del fútbol de agrandar las diferencias de puntos con sus rivales de la zona baja. Un duelo directo entre equipos de esa parte de la tabala contra el Albacete podía definir la salvación o el hundimiento de ambos conjuntos. Pellicer recuperaba para la causa a los sancionados Sadiku y Adrián González e incluía de inicio a Juanpi y Keidi.

El partido comenzó y finalizó con la misma tónica. Ninguno quería arriesgarse a perder puntos en el día de ayer. Málaga mostró su exuberante solidez defensiva una vez más con la intención de salir a la contra. Pero el Alba también llegó con el mismo planteamient. Quizás por jugar como locales más que por la situación, los blanquiazules se hicieron dueños de la posesión. Una posesión estéril en ataque. Solo unas llegadas de Cifu y Juanpi con paradas correctas de Brazao fueron lo más destacado.

La segunda mitad se repitió el guion. Ninguno mostraba la más mínima intención de revolucionar el choque. Ni Sadiku ni Zozulya tenían oportunidades de hacer daño. Los dos entrenadores metieron a un delantero cada uno, aunque sin mucha más suerte de cara a las ocasiones. Entre el 70 y el 72, Keidi ve dos amarillas y es expulsado con acciones muy infantiles. Pellicer reforzó su centro del campo con Benkhemassa. A partir de aquí podríamos pensar que el Albacete se iría arriba. Pero fueron los malaguistas con la entrada de Hicham quienes intentaron romper el marcador a su favor sin mucho éxito. No sería hasta el descuento cuando los manchegos tuvieron en sus botas las oportunidades de llevarse el partido pero con muy poco acierto.

Un reparto de puntos en un envite muy trastabillado y rocoso donde el miedo al descenso sobrevoló todo el rato. El Málaga se queda en la decimosexta posición con 46 puntos, a solo dos del descenso. El Albacete justo detrás con 45 ocupando el puesto 17 de la tabla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *