Al Sevilla se le presenta una oportunidad de oro ante el conjunto armero de casi sentenciar la lucha por la Champions.

Cinco finales. Es lo que se repite una y otra vez en el vestuario sevillista. Tras una temporada en la que apenas han salido de las cuatro primeras posiciones que dan acceso a la Champions League, no van a dejarla escapar ahora. Y los resultados de esta jornada, con el empate del Getafe y la derrota del Villarreal, sus dos inmediatos perseguidores, son una oportunidad de oro de poner tierra de por medio. Los de Lopetegui aventajan en tres puntos al submarino amarillo, quinto clasificado, y en caso de sumar hoy los tres puntos, se doblaría esa ventaja. Con el difícil calendario que afronta el Villarreal, se antojaría complicado con los de Calleja pudieran darle alcance al cuadro hispalense.

Pero las vistas en el Sevilla están puestas en el presente y en el partido de hoy, en el que recibe al Eibar. Precisamente, el conjunto armero no trae buenos recuerdos de esta temporada, ya que en Ipurua, el Sevilla se dejó remontar un 0-2 con fallos garrafales. Los de Mendilíbar también afrontan los partidos restantes como finales, ya que actualmente están a seis puntos por encima del descenso y una victoria les supondría casi asegurarse la permanencia.

El técnico armero conoce a la perfección las debilidades sevillistas y destacó ayer que será clave que su equipo se adelante en el marcador. Además, resultados anteriores de otros equipos de la zona baja en el Pizjuán sirven de aliento para los vascos. Espanyol, Valladolid, Alavés y Celta han conseguido puntuar en Nervión esta temporada, en la que el Sevilla se ha mostrado mucho más fuerte fuera de casa.

Ambos equipos tendrán bajas notables. En el caso del Sevilla, Jules Koundé se pierde el encuentro por acumulación de amarillas, por lo que Sergi Gómez apunta a ocupar su puesto. En el Eibar se esperan rotaciones, ya que en apenas 72 horas, tienen un encuentro contra un rival directo, el Leganés. Además, hay que añadir las bajas de Orellana y Escalante, que ya han abandonado la disciplina armera para marchar a sus nuevos clubes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *