El guardameta checo está pendiente de evolución para las próximas jornadas.

Tomas Vaclik, portero del Sevilla, que tuvo que ser retirado en camilla en el partido frente al Eibar en el último minuto por lesión, se sometió a las pruebas médicas. Estas revelaron que el checo sufre un esguince de ligamento interno en la rodilla izquierda, tal y como informaron los servicios médicos del club.

Vaclik ha demostrado anteriormente recuperarse rápidamente de las lesiones y no descartan su presencia antes de que acabe la liga. Sin embargo, con el regreso a la Europa League a la vuelta de la esquina, es probable que Lopetegui no quiera arriesgar. Bounou será el encargado de proteger la meta sevillista en San Mamés y, quizá, hasta el final de lo que resta del campeonato liguero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *