El equipo de Mario Silva perdió 1-0 por un gol del delantero uruguayo de penalti y suma cuatro puntos en sus últimos cinco partidos.

La UD Almería sigue tocada en la vuelta del fútbol tras la cuarentena. Anoche, el conjunto almeriense calló derrotado contra un Girona que fue de menos a más pero que Stuani decidió desde los once metros. Mario Silva confeccionó un once con José Romera y Costas en la zona defensiva y arriba Vada, José Carlos y Villalba como principales novedades.

La primera parte fue claramente para los catalanes. El juego del Girona era directo y agresivo con constantes llegadas del delantero uruguayo y de Samu Sáiz que tuvo un día muy inspirado. El Almería aguantaba como podía y poco más que alguna arrancada de Darwin Núñez para poner en peligro la portería de los locales. Los andaluces se vieron dominados durante los primeros 45 minutos y gracias a que no estuvieron acertados sus rivales.

En la segunda, poco a poco los almerienses tomaron la sartén por el mango y se hizo con el control. Los espacios aparecieron y supieron aprovecharlos los delanteros y extremos. Silva daría entrada a Appiah y Francis para seguir buscando esos espacios y atacarlos con velocidad. Pero Costas golpeó con el codo a Valery en su área y el colegiado pitó penalti. Stuani convirtió la pena máxima en el 77. En ese momento, los gerundenses esperaron en su campo defendiendo, sabiendo de la importancia de los tres puntos. Núñez era el único que por ímpetu y fuerzas lograba hacer daño a un Girona que aguantó haste el pitido final. Valentine Orzornwafor fue expulsado en la grada por alguna palabra mal sonante al árbitro.

El Almería sigue sufriendo en estos partidos. La inestabilidad en el banquillo se nota en el juego. La dinámica es una parte de buenas intenciones para conseguir los tres puntos y otra que echa por tierra todo el trabajo realizado. Los almerienses se quedan cuartos con 60 puntos, a dos del Huesca que es tercero, y a uno del Girona que es quinto. Siguen apretando los rivales de la zona de play offs y se alejan del ascenso directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *