La derrota del Villarreal ante la Real Sociedad certifica la clasificación de los hispalenses.

El Sevilla ha cumplido su objetivo. El Villarreal perdió contra la Real Sociedad, y a falta de dos jornadas por disputarse, el equipo de Nervión ya se asegura su presencia en la próxima edición de la Champions League, dos años después. Ahora, toca visitar a la Real y recibir al Valencia, ambos luchando por una plaza de Europa League.

Las aspiraciones sevillistas ahora son mirar hacia arriba, a la tercera plaza que ahora ocupa el Atlético de Madrid, aunque empatado a puntos con 66. El equipo, como tiene acostumbrado a todo el mundo, cambió radicalmente con respecto al del año pasado. Monchi volvía a la dirección deportiva y su primer movimiento era contratar a un entrenador. El elegido fue Julen Lopetegui, cuestionado por su etapa en el Real Madrid. Tras él, hasta 15 fichajes llegaron al Pizjuán entre los mercados de verano e invierno. Y, además, salían del equipo los dos jugadores más importante del año anterior: Ben Yedder y Sarabia.

Pero Lopetegui ha terminado silenciando a sus críticos a base de resultados. Con un equipo completamente nuevo, rápidamente se erigieron las figuras de Ocampos en ataque y de Diego Carlos en defensa como jugadores destacados. A ellos se les sumaba Fernando en el centro del campo y un Joan Jordán que fue de más a menos durante la temporada, pero que está cerrando el curso a un gran nivel. Koundé ha ido creciendo con el paso de los partidos hasta ser un indiscutible y Óliver, por momentos, era el faro sevillista.

Los sevillanos cerraban la primera vuelta en la tercera plaza y comenzó en el reinicio de la competición en esa misma posición. Tras el regreso, todavía no conoce la derrota. Porque el equipo de Lopetegui se ha caracterizado por una sólida defensiva que se echaba en falta en años anteriores. Y a tiro tiene el récord de menos derrotas en una temporada, que ahora mismo está en siete. Si el Sevilla no pierde ninguno de los dos partidos restantes, cerrará el curso con solo seis derrotas. Y con 15 partidos consecutivos sin perder en liga.

El año que viene, con los ingresos obtenidos por esta entrada a la máxima competición continental de clubes, el objetivo de Monchi será reforzar la plantilla. Primordial, un 9 goleador, algo que se ha echado en falta a lo largo de la temporada. Y, quizá más complicado, mantener el mayor número de piezas clave de la columna vertebral del equipo. Hay varios grandes al acecho, pero quizá es el momento de intentar dar un pasito más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *