Los granadinos remontaron un partido que comenzaron por detrás y aspirarán a Europa hasta la última jornada.

Quién lo diría al inicio de la temporada. A falta de sólo una jornada por disputarse, el Granada de Diego Martínez, recién ascendido, tiene opciones de jugar la temporada que viene competición europea. Su victoria en Mallorca, además, certifica el descenso del equipo balear, también recién ascendido. Dos caminos completamente opuestos.

Y eso es lo que da todavía más mérito al Granada, cuyo objetivo era la permanencia y el domingo se estará disputando frente a Getafe, Valencia, Real Sociedad, Osasuna y Athletic un billete a la Europa League. Precisamente, los leones serán su último rival de la temporada, por lo que será un duelo directo.

El Mallorca empezaba el choque decidido, jugándose la vida e intentando encontrar el gol mediante contraataques. Fue sobre la media hora de juego, que Cucho Hernández conseguía finalizar uno de ellos y adelantar al conjunto bermellón en marcador. Pero el Granada se repondría y conseguía responder antes del descanso, con un gol de Víctor Díaz. El empate daba alas a los nazaríes, que tuvieron hasta tres ocasiones para hacer el segundo.

Tras la vuelta de vestuarios, el Mallorca dispondría de una gran ocasión en las botas de Budimir, pero Rui Silva ejercía de salvador y mantenía el empate. Y los granadinos no perdonarían. Un remate de cabeza de Carlos Fernández servía para dar la vuelta la encuentro. Vicente Moreno intentó reanimar a los suyos, pero, ya sin esperanzas bajaron los brazos y el descenso se convertía en un hecho. Y, mientras unos caían derrotados, el Granada se permite seguir soñando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *