El equipo bético acaba la temporada con un partido en el que se reflejaron sus principales carencias: falta de gol y facilidad para conceder gol.

El Real Betis cierra la temporada de la peor forma, con otra derrota. Una derrota que le hará acabar en la decimoquinta plaza, que, con el proyecto que se montó, es una de las mayores decepciones de la liga. Por dos goles a cero se impuso el Valladolid e, incluso, pudo haber sido alguno más, ya que el equipo pucelano se encontró con algunas ocasiones claras a la contra.

Alexis sacó de inicio prácticamente el once de gala, con la principal novedad de Emerson en el lateral izquierdo, debido a las bajas de Pedraza y Álex Moreno. El Valladolid, fiel a su estilo, le regalaba la posesión a los sevillanos y esperaba atrás sus oportunidades. Por ello, el Betis rápidamente se hizo con el control del esférico, pero ante un equipo muy compacto. Los verdiblancos apenas podían generar peligro y el Valladolid ya avisó en el minuto 9 con un disparo de Sandro.

Los visitantes responderían poco después, con dos ocasiones, primero de Tello y poco después de Fekir. El propio francés tuvo otra clara ocasión en una falta directa, que el guardameta Caro despejaba. Poco peligro más había en la primera mitad, con el Betis intentando encontrar huecos en la zaga vallisoletana.

Pero, poco antes del pitido del árbitro para el descanso, un córner sacado en corto por el Betis se tranformaba en una contra del Valladolid. Contraataque veloz iniciado por Sergi Guardiola y que él mismo finalizaba con un remate en plancha, batiendo a Dani Martín. Una vez más, el equipo de Heliópolis mostraba esos problemas en defensa que tanto han acusado a lo largo del curso.

Tras el descanso, el escenario era el mismo, un Betis obligado a atacar y un Valladolid cómodo atrás, replegado. No había ocasiones claras, más allá de algunos centros del Betis que no conectaban con ningún rematador. Sobre el minuto 60, otra transición rápida del los blanquivioletas, acababa con el balón en posesión de Óscar Plano en el área. Este se revolvió ante Bartra y consiguió sacar un tiro ajustado al palo derecho, haciendo el segundo gol de la tarde.

Alexis intentó meter más pólvora, dando entrada a Borja Iglesias y a Diego Laínez, pero el Valladolid no concedía apenas. Además, los locales comenzarían a frenar el ritmo del encuentro para aguantar el marcador favorable. Tan sólo algún centro o alguna falta lateral, pero que como en todas, no remataba nadie con acierto. Otra derrota para cerrar la temporada y, ahora, toca periodo de reflexión. Pellegrini va a tener mucho trabajo por delante, porque, por nombres, plantilla hay. Ahora toca ver si el chileno es capaz de sacarle todo su potencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *