El mítico jugador del Sevilla en los setenta ha fallecido en un hospital de Dakar, capital de Senegal.

El gambiano Alhaji Momodou Njie, más conocido en Sevilla como «Biri-Biri», ha muerto este domingo a los 72 años en un hospital de Dakar, la capital de Senegal. El africano se sometió recientemente a una operación quirúrgica que no ha podido superar, según ha informado el propio Sevilla en sus medios oficiales.

El club de Nervión ya ha emitido un mensaje sobre la noticia, calificando como «triste» y «nefasto» este día. La entidad ya ha solicitado a La Liga el permiso para poder realizar un minuto de silencio en homenaje al mítico jugador de los setenta, antes del partido ante el Valencia en el Pizjuán. Además, los jugadores de Lopetegui lucirán un brazalete negro durante el choque.

Una de las últimas visitas de Biri a Nervión fue en el año 2017. En aquella ocasión, el ex delantero africano recibió la insignia de oro por parte del Sevilla. Recibió el galardón ante una afición entregada y para la que es un ídolo. Es debido a él, que el grupo de seguidores «Biris» lleva esa nombre, muestra innegable de la huella que dejó en su etapa sevillista.

Biri Biri, además, era un ídolo en su país, llegando a ser Ministro de Deportes tras su retirada del fútbol. Llegó al Sevilla en la campaña 1973-1974, desde la liga danesa. Jugó cuatro temporadas en el equipo rojiblanco, hasta 1978, debido a un año en blanco por problemas con el contrato. Desde muy pronto, el gambiano se convirtió en ídolo de la afición.

Las dos primeras temporadas en la capital hispalense fueron en Segunda División, logrando el ascenso en 1975, con 14 goles de Biri-Biri, clave para el ascenso. El africano disputó 109 partidos oficiales con el Sevilla, anotando 34 goles. Pero, lejos de los números, el legado de Biri fue mucho más allá y es por ello que siempre ha tenido un hueco entre las leyendas de Nervión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *