Es el día que muchos esperaban en el Betis, ya que acaba una temporada en lo que no se ha cumplido con lo esperado.

Se ha hecho largo pero el día ha llegado. Última jornada de liga de este atípica campaña, en la que ninguno de los dos equipos tienen nada en juego. Valladolid y Real Betis están en la zona media-baja de la tabla, salvados, pero sin opciones a más que subir alguna posición en la clasificación. Para el Valladolid, esto significa haber cumplido el objetivo. Para los béticos, un fracaso. La idea cuando se empezó a construir este proyecto era estar en la pugna por los puestos europeos, pero en ningún momento de la temporada estuvieron en disposición de meterse en la pelea.

Sin nada en juego, no se espera que sea un partido muy intenso, ya que jugadores de ambos equipos estarán ya más pensando en las merecidas vacaciones tras estas semanas a tope. Además, habrá un número considerable de bajas por parte de ambos equipos, por lo que es un partido ideal para dar oportunidades a canteranos, que puedan ser una sorpresa y una alegría para el futuro.

En el Betis, serán baja por sanción Mandi, Feddal, Álex Moreno, Guido y Juanmi, mientras que Guardado, Carvalho y Pedrazo lo son por lesión. En el equipo pucelano, a las numerosas bajas que ya tenía, se une la de Kiko Olivas. Sergio González solo cuenta con 16 futbolistas del primer equipo, así que se espera un once muy poco habitual.

Cuando acabe el partido, en Heliópolis por fin podrán empezar a trabajar en el nuevo proyecto de Pellegrini. Intentarán acabar la temporada con una victoria, ya por cuestión de orgullo, y escalar alguna posición en la tabla. Pero, la temporada, ha sido para el olvido. En manos del chileno estará que la siguiente campaña, el Betis esté en la zona alta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *