Partido con muchas rotaciones por ambos lados, sin nada en juego, en el que los malagueños merecieron algo más.

Derbi andaluz sin goles para cerrar la liga regular por parte de Almería y Málaga. Un partido con muchas novedades en los onces, ante lo poco en juego que había ya en la tabla. El Málaga tan solo podría haber subido algunas posiciones, mientras que el Almería optaba a la tercera plaza como máximo. Pero Silva no arriesgó, a sabiendas de que su equipo ahora tiene por delante el momento más importante de la temporada. Por su lado, Peciller también dio paso a algunos jugadores menos habituales.

El partido comenzó lento, con un tímido dominio del Málaga. Poco a poco, este dominio se fue convirtiendo en ocasiones, primero de Lombán y luego de Adrián, sin fortuna en ninguno de los casos. Los locales se veían superados, incapaces de conectar con sus atacantes y teniendo que repeler las ofensivas blanquiazules. Sin embargo, poco más duro este apretón del conjunto de Pellicer, igualando fuerzas y volviéndose el partido muy denso.

No sería hasta la media hora de juego que el Almería daría su primer aviso con un tiro de Coric que se marchaba fuera. Pero esta ocasión fue un espejismo, y el partido volvió a trabarse, llenándose de imprecisiones y sin peligro en las áreas. Parecía que hasta ese momento, ambos equipos firmaban un encuentro así, aunque a los almeriense se les escapaba la tercera plaza.

La segunda mitad comenzó con un gol anulado al Almería por fuera de juego de Barbero, que había sido el encargado de anotar. Poco después, Enzo Zidane, desaparecido la primera mitad, también avisaba con un tiro potente que se iba por poco. El Málaga empezó a mover el banquillo para igualar fuerzas, pero el cuadro de Mario Silva volvería a marcar, aunque de nuevo, el gol de Barbero fue anulado por posición adelantada.

Ambos equipos se animaron en este segundo tramo y comenzarían a intercambiar ocasiones, aunque sin conseguir estrenar el marcador. Pero con el paso de los minutos, el ritmo volvió a ir descendiendo y las ocasiones desaparecían. La última ocasión clara del encuentro estuvo en las botas de Juanki, pero entre Sivera y el palo sacaron el esférico. Finalmente, reparto de puntos en el Mediterráneo y el Almería que disputará los play offs de ascenso como cuarto clasificado. Su primer rival, por tanto, será el Girona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *