El delantero canario rompió su vinculación con el Eibar y los vascos se guardan un 50% de los derechos de una futura venta.

El camino de Nano Mesa con el Cádiz CF pareció acabarse al no ejercer la opción de compra sobre el contrato de cesión del canario. El delantero volvió así a su club propietario, el Eibar, en busca de la resolución de su futuro. El conjunto azulgrana parecía estar cerca de traspasarlo al Tenerife. El propio futbolista se despidió de los aficionados y entidad cadista a través de las redes sociales con una carta muy emotiva.

Sin embargo, el guion ha dado un giro de 360º. Una historia digna de aparecer en una chirigota del Carnaval. Mesa se sentó con los directivos vascos y acordaron romper con su vinculación en el conjunto armero. Entonces apareció de nuevo el club amarillo y concretó con los guipuzcoanos ficharlo repartiendo el 50% de derechos de una posible venta del jugador.

El tinerfeño seguirá vistiendo la camiseta gaditana la próxima temporada en primera. Uno de los futbolistas más utilizados por Cervera como cambio en las segundas partes cuando el encuentro estaba atascado. El Cádiz suma una pieza más en ataque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *