El Sevilla volverá a jugar por fin en su competición fetiche para enfrentar a un rival que viene en forma.

Han pasado meses desde aquel partido en el Pizjuán frente al Cluj. En aquella ocasión, el Sevilla parecía estar en horas bajas y, durante unos instantes que se hicieron eternos, el Sevilla estaba eliminado de la Europa League. Por fortuna, el VAR intervino y salvó la papeleta para los hispalenses, que habían hecho una eliminatoria horrorosa.

Cuando en el sorteo de octavos de final, el bombo emparejaba al Sevilla con la Roma, muchos pensaban que, viendo el nivel del equipo hispalense en la anterior eliminatoria, seguir avanzando sería muy difícil. Pero justo antes de disputar la ida de aquella eliminatoria, el coronavirus obligó a pararlo todo. Todo se paralizó y la competición continental quedó suspendida. Hasta ayer, que se empezaron a disputar los primeros encuentros de octavos.

Hoy es el turno del pentacampeón, en una eliminatoria atípica. A un solo partido, en campo neutral. No hay margen de error, las aficiones de ambos equipos solo podrán animar desde la distancia. Y la situación del Sevilla ha cambiado por completo. Imbatido desde el reinicio de la competición, el equipo y la afición vuelven a soñar con tocar plata.

En frente estará la Roma, que también llega lanzada. Ocho partidos consecutivos sin perder, con siete victorias y un empate. El equipo romano, además, llega con más rodaje al encuentro, ya que la Serie A acabó una semana más tarde que la liga española. El lado negativo puede ser el cansancio acumulado que traigan los italianos. Al Sevilla también se le suma el positivo que dio Gudelj, lo que hizo que el ritmo de entrenamientos tuviera que cambiar.

En cualquier caso, las fuerzas de ambos equipos parecen ser muy igualadas. Ambos llegan en un buen momento de forma y sin apenas bajas (Gudelj en el Sevilla; Smalling y Veretout en la Roma). Pero, cuando las fuerzas están tan parejas, la ilusión de los sevillistas por volver a levantar por sexta vez esta copa, puede ser el impulso necesario para imponerse a este primer rival.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *