La última vez, en octavos de Champions League, el Sevilla logró una clasificación histórica en Old Trafford con los dos goles de Ben Yedder.

La Europa League va a contar con cuatro semifinalistas de lujo. Sevilla, Manchester United, Inter de Milán y Shaktar Donestk. 10 títulos de Europa League entre los cuatro. Pero, la mitad de ellos, son de uno de ellos. Tras la clasificación, con más épica de la que hubiera querido seguro Lopetegui pero reduciendo de nuevo al equipo rival, les espera un equipo histórico, aunque lejos de sus días de gloria: el Manchester United.

El Manchester United, que hizo un tramo final de Premier League espectacular para conseguir el billete a la Champions, eliminó en cuartos al Copenhague. Aunque si el Sevilla tuvo que esperar hasta los últimos minutos, más le costó a los ‘red devils’, que se impusieron por uno a cero con gol de penalti de Bruno Fernandes en la prórroga.

Precisamente este último es el jugador clave de los ingleses. Su llegada en el mercado de invierno cambió la cara por completo a un equipo que parecía que no conseguiría la clasificación a competición europea. Pero el portugués está demostrando ser uno de los mejores del mundo y el juego de su equipo pasa siempre por sus botas. En 14 partidos jugados en Premier, 7 goles y 8 asistencias. En Europa League, ha logrado 7 goles y 4 asistencias en 9 encuentros. Frenar al luso por parte del cuadro de Lopetegui será una de las claves para ver quien logra el pase a la final.

Pero, obviamente, Bruno Fernandes, no juega solo. En este United hay muchos viejos conocidos de ese enfrentamiento en Champions hace dos temporadas. Paul Pogba acompaña al portugués en el centro y la delantera formada por tres jóvenes como Rashford, Martial y Greenwood (44 goles entre todos) también amenazan a los hispalenses. Además de los españoles Juan Mata y el portero David de Gea, este último parece muy lejano a su mejor nivel.

Pero si hay una zona del campo que ha mejorado en el equipo de Solskjaer desde el pasado enfrentamiento, es la defensa. Las incorporaciones este año de Harry Maguire o de Wan-Bissaka han dado una seguridad defensiva al United que les faltaba en cursos pasados. Ocampos y compañía volverán a tener otro muro delante, pero si hay un equipo que ha demostrado ser capaz de echarlos abajo, es el Sevilla.

El argentino fue el encargado de enseñar el camino al equipo hispalenses hacía Colonia. El encuentro de semifinales se disputará en el Estadio Rhein Energie, en Colonia, mismo escenario que albergará la final el viernes 21. Y, si hay un equipo que quiere quedarse una semana más en Alemania y que afrontar con más ilusión que ningún otro ese partido, es el equipo de Julen Lopetegui. Es el pentacampeón, un equipo que cuanto más huele a plata, más peligroso es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *