El Manchester United es uno de los clubes más grandes de Europa, venido a menos en la última década y busca alcanzar la gloria perdida con Solskjaer.

El Manchester United es el rival en semifinales de la UEFA Europa League del Sevilla FC. Un equipo considerado como uno de los más grandes e importantes de Europa que ha perdido el norte en la última década. De hecho, los propios andaluces apearon a los ingleses de octavos de final de la Champions League en 2018. La vuelta al fútbol le ha venido bien al conjuntoto de Ole Gunnar Solskjaer que parece haber mejorado sus prestaciones en el campo. Comenzamos con el análisis de este gigante empequeñecido en las últimas temporadas.

Evolución del Manchester United

Su historia comienza con la fundación del Newton Heath LYR Football Club en 1878. El equipo inglés, inscrito en la First Division desde 1892, estuvo cerca de la bancarrota. Unos cambios en la presidencia provocaron la mejoría económica del club y el cambio de nombre en 1902 por el actual, Manchester United Football Club. La primera gran época de los mancunianos llegó con Matt Busby en 1945. El entrenador escocés revolucionó al cuadro de los diablos rojos apostando por los jóvenes de la cantera y con una identidad clara, con jugadores de buen pie pero aguerridos en el terreno de juego. El técnico devolvió el título de liga 41 años después, en 1952, y a partir de ahí formó el conocido como «Busby Babes» por tener una plantilla con una edad media de 22 años. El futuro estaba bien establecido pero ocurrió el desastre. El 6 de febrero de 1958, el Manchester viajaba para enfrentarse al Estrella Roja de Belgrado. El avión donde viajaban paró a repostar en el aeropuerto de Múnich. Cuando el aeroplano intentó despegar, un fallo provocó su colisión contra el suelo. El resultado fue la muerte de 23 personas, entre ellas ocho jugadores del plantel.

«The United Trinity», tripleta atacante formada por George Best, Denis Law y Bobby Charlton

Después de lo ocurrido, todo parecía muy oscuro en ese momento. Busby reconstruyó a un nuevo equipo con tres jugadores que, a la postre, serían tres mitos del United. Bobby Charlton, Denis Law y George Best. Unos años 60 donde fueron dominadores a nivel nacional. En 1968 coronaron su reinado con la primera Copa de Europa del club y de un equipo inglés en toda la historia. Un años después, Matt Busby renunció a su puesto. Este momento supondría una caída de los «red devils». Un baile de entrenadores por aquí y un descenso por allá, acabaría cogiendo el banquillo otro escocés. Alex Ferguson se hizo cargo de la plantilla en el año 1986. Tardó en arrancar. De hecho, su destitución estuvo muy cerca por no avanzar con su proyecto. En 1990 salvó su cabeza con el título de FA Cup conseguido contra el Crystal Palace. Los noventa sería otro cantar. La época dorada de los diablos estaba a punto de comenzar. Y se alargaría hasta los 2000. El claro dominador de la Premier League en toda su historia coronada con dos títulos de Champions League. Éric Cantona, Paul Scholes, Ryan Giggs, David Beckham, Roy Keane, Edwin van der Sar, Rio Ferdinand, Wayne Rooney, Cristiano Ronaldo o Ruud van Nistelrooy son algunos de los grandes nombres que vistieron esa camiseta en la era Sir Alex. En 1999 logró el único triplete del cuadro rojo.

Éric Cantona y Alex Ferguson

Ferguson abandonó el barco en el 2013 tras conseguir un último título liguero. Aquí comenzaría el desastre y la caída. La familia Glazer, propietarios del Manchester desde 2005, hicieron una gestión económica y deportiva horrible. La gallina de los huevos de oro se marchó y todo se fue a pique. En lo económico, los magnates estadounidenses son los dierectivos que más cobran en la Premier League. No solo eso, también endeudaron al club para pagar la enorme deuda por la compra del United. Es decir, los propietarios soltaron el muerto de la compra del equipo al propio equipo y sus carteras seguían llenas. En lo deportivo, ficharon caro y sin éxito para después vender a esos jugadores por un precio inferior a la compra. Las temporadas fuera de competición europea o de Champions propiciaron pérdidas importantes. Con entrenadores con más nombre que ideas como Louis van Gaal o José Mourinho. Los salarios se la plantilla también son de los más caros de toda Inglaterra. La única forma de atraer a futbolistas de primer nivel a un conjunto en horas bajas y sin proyecto es con dinero.

Alex Ferguson junto a Ole Gunnar Solskjaer

Mou fue destituido antes de comenzar el año 2019. Solskjaer fichó como director técnico. El de Noruega es un antiguo conocido de la casa. El delantero formó parte del plantel de Sir Alex, marcando el gol decisivo de la final de la Champions del Camp Nou de 1999. Los de Manchester ganaron con una remontada en cuastión de minutos, en el descuento de la segunda parte, por 2-1 frente al Bayern de Múnich. Los directivos esperaban que obrase otro milagro, pero esta vez en los banquillos. Una racha de 14 victorias, dos empates y tres derrotas, unida la remontada contra el PSG en octavos de la Champions League, significó su renovación hasta 2022 con incremento de salario. Una renovación más por la euforia del momento que por motivos deportivos. Los «red devils» volverían a conseguir malos resultados y eliminados por el FC Barcelona en cuartos. El United se clasificó para la UEFA Europa League. Y las cosas no fueron mucho mejor. Poco a poco, con la irrupción de jóvenes del filial inglés, recobraron el rumbo. Recuperaron la quinta plaza y tras el parón por el coronavirus, el equipo del míster noruego consiguió la tercera plaza de la liga.

Derbi entre United y City de 2011. Rooney decidió el encuentro con un gol de chilena

En cuanto a rivalidades, los de la elástica roja tienen dos. El rival vecino de la ciudad, el Manchester City, y el rival de la región, el Liverpool. Los «citizens» siempre han sido un equipo menor en comparación a los «red devils». La llegada del capital árabe confeccionó un club con grandes futbolistas y que en esa última década superó a los diablos en títulos de Premier. Un dato curioso es que los «sky blues» compartieron su antiguo estadio, Maine Road, con sus contrincantes ya que Old Trafford fue bombardeado en la II Guerra Mundial por la aviación alemana. En cuanto a los «reds», forman el llamado Derbi del Noroeste. Dos ciudades industriales que competían temporada tras temporada por el dominio de la liga nacional. Cada uno ha tenido sus momentos en el torneo inglés. Los años 70, 80 y principios de los 90 fueron para los liverpolios. La era Premier es claramente para los mancunianos.

En la actualidad, el Manchester United posee un palmarés de 20 títulos ligueros, tres Copas de Europa, una UEFA Europa League o 12 FA Cups. Su historia les obliga a ir a por todas en esta edición de la Liga Europa. Un once conformado con David de Gea, aunque en el torneo europeo juaga Romero. Wan-Bissaka y Harry Maguire aportan una solidez defensiva enorme acompañados por el joven Brandon Williams por la izquierda. El otro central alterna entre Eric Bailly y Lindelöf. Más seguro el defensa costamarfileño pero jugando menos por sus continuas lesiones. Paul Pogba y Scott Mc Tominay en el medio, con la posibilidad de Fred en lugar del escocés. Bruno Fernandes indudablemete acompaña a esa pareja. El portugués ha sido la pieza clave para que el conjunto entero comenzase a funcionar como es debido. Llegada, salida de balón, buen golpeo, goleador, asistente o como batuta del equipo. Un multiusos para los diablos. En el ataque se ha consolidado una tripleta formada por Marcus Rashford, Anthony Martial y Mason Greenwood. Delantera muy rápida, muy móvil y dinámica con la irrupción del joven extremo inglés de 18 años. La falta de una referencia clara en la posición de nuevo hace que los tres puntas intercambien posiciones constantemente. Las llegadas de segunda línea de Pogba y Fernandes son otro de los añadidos a su capacidad goleadora. Mucha más fiabilidad defensiva que en otros cursos pero con problemas de salida de balón cuando se les presiona muy arriba.

Bruno Fernandes celebrando un gol

Los «red devils» pasan por su momento más dulce en cuanto a sensaciones desde la marcha de Ferguson. Los jóvenes con, al fin, unos fichajes acertados parecen plantar poco a poco un proyecto de verdad serio. Los dos favoritos se enfrentan ahora en las semifinales de la Europa League. Los ingleses buscan de nuevo la corona europea. Unos ingleses que cuidan de las ascuas del pasado para resurgir de sus propias llamas en el presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *