La Unión Futbolística Cordobesa abonó dicha cantidad intermediando Córdoba CF SAD e impidiendo un supuesto descenso administrativo.

El Córdoba CF está pendiente de resolver su futuro administrativo y deportivo con su inscripción en la Segunda División B. Entre medio, la Unión Futbolística Cordobesa (UFC) pagó la deuda que poseía con sus exjugadores Domingo Cisma y Bruno Montelongo. La cantidad rondaba los 150.000 euros. Ambos jugadores denunciaron que el club no abonó la cantidad fijada por la rescisión de sus contratos. Desde junio, la entidad califal conocía el abono que debían ingresar.

Infinity aceleró el proceso por una reunión que iba a producirse este viernes entre la Real Federación Española de Fútbol y la Asociación de Futbolistas Españoles. El temor llegó a las oficinas del Arcángel porque el retraso del pago podía provocar un descenso financiero a la Tercera División. Así, los actuales propietarios usaron al Córdoba CF SAD como intermediario de la operación. La SAD, que posee los derechos para realizar la transacción, otorgó los casi 150.000 euros a la AFE.

Los blanquiverdes consiguen progresar en su limpieza de deudas. La demora de un acurdo entre UFC y la SAD preocupa al entorno de los aficionados cordobeses. Ambas partes están tanquilas porque saben que el acuerdo acabará cerrándose.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *