El Sevilla remontó un partido que empezó perdiendo pronto, con un Bono estelar.

Bono

Otra vez. Va a ser la sexta en catorce años, que se dice pronto. El Sevilla disputará la final de la Europa League y ya espera quien será su rival, Inter de Milán o Shakthar Donestk. En un partido donde no pudo dominar como en los anteriores, tuvo que sacar a relucir ese coraje que tantas veces ha caracterizado al equipo para imponerse al Manchester United.

Un United que salía desde el minuto uno a presionar arriba, a robar balones y atacar la portería. Por ello, al Sevilla le costaba entrar al partido e imponer el dominio con el balón. Esta presión de los ingleses acabó derivando en un penalti en el minuto 6 de Diego Carlos provocado por Rashford. Bruno Fernandes se encargaba de poner el balón al fondo de la portería, con un disparo inalcanzable para Bono.

Con la ventaja en el marcador, el Manchester dio el balón al Sevilla, que conseguía empezar a enlazar muchos pases e iba encerrando poco a poco a los «red devils». Los primeros avisos del Sevilla llegaban por mediación de Ocampos, pero primero se topaba con De Gea y después remataba alto. Pero poco después de esa ocasión, una buena combinación por banda izquierda acababa con Reguilón centrando raso para que Suso igualara el choque.

El Sevilla no conseguía generar mucho más peligro y el Manchester necesitaba muy poco para generarlo. El partido se paró, tras una serie de faltas de ambos equipos. Aun así, los de Solskjaer tuvieron algunas ocasiones por parte de Martial y Bruno Fernandes, que paraba Bono. Con el empate a uno, el partido se iba al descanso.

Lopetegui

La salida de vestuarios fue un vendaval del United. No había pasado ni un minuto de la segunda mitad cuando Greenwood se topaba con Bono en un mano a mano. Y es que los atacantes ingleses van a tener pesadillas esta noche con el marroquí. Durante los primeros diez minutos de segundo tiempo, las ocasiones no le faltaron pero, una y otra vez, el resultado era el mismo. Bono, Bono y una más Bono.

El Sevilla estaba sufriendo pero el arquero marroquí los mantuvo en el partido. Lopetegui daba entrada a refuerzos, metiendo a De Jong y Munir por En-Nesiry y Ocampos, este último con molestias en la rodilla. Los hispalenses fueron igualando las fuerzas poco a poco y volvían a controlar el balón. Sin embargo, las ocasiones no llegaban.

Pero en competición europea, siempre se dice que si perdonas, lo acabas pagando. Y más cuando te enfrentas al Sevilla en la Europa League. El United gozó de muchas ocasiones para hacer el segundo, pero entonces uno de los recambios de Lopetegui apareció. Navas se colaba por banda derecha, ponía un centro al área y Luuk De Jong hacía el segundo. Su primer gol en esta Europa Leauge. Y en que momento,

Solskjaer hacía sus primeros cambios en el minuto 80 tras el gol, mientras que en el club andaluz, Gudelj volvía a disputar minutos al sustituir a Jordán. El United comenzó a apretar, encerrando al Sevilla en su área, que repelía balones una y otra vez. Lopetegui pedía a los suyos que salieran y cada balón aguantado arriba o cada falta provocada era un balón de oxígeno.

El Manchester no conseguía generar el mismo peligro que al inicio de los segundos cuarenta y cinco minutos. Incluso el Sevilla pudo sentenciar en el descuento, pero De Jong erraba un pase que dejaba al Mudo completamente solo ante la portería. Poco importó, porque apenas un minuto después, el colegiado señalaba el final. Y, otra vez, el Sevilla tiene al alcance de la mano tocar plata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *