Los sevillistas se juegan disputar por sexta vez una final de la Europa League.

Otra vez aquí. Cuatro años después el Sevilla va a disputar una semifinal de la UEFA Europa League, una ronda en la que no ha fallado antes. Y todo en una temporada que, antes de empezar, muchos ponían en duda que resultase muy exitosa. Sin embargo, a estas alturas, ya nadie duda del equipo y el bloque que ha formado Julen Lopetegui.

El rival que enfrentará esta noche será el más duro en el camino hasta el momento, al menos, por nombre. Todo un Manchester United, un equipo con 20 ligas o 3 Ligas de Campeones a sus espaldas. Y ganadores de esta competición hace tres años. Un equipo que comenzó la temporada de manera muy irregular, pero al que la llegada de Bruno Fernandes le cambió la cara por completo.

Al portugués se le suman otros hombres como Paul Pogba, Marcus Rashford o Anthony Martial, que sin lugar a dudas, van a ser algunas de las grandes amenazas para el conjunto de Lopetegui. Pero, cuando hablamos de esta competición, sobre todo de las rondas finales, el Sevilla siempre tiene ese algo, ese «duende», que le hace competir y ganar ante cualquier equipo. Además, los tres jugadores anteriores ya saben lo que es caer ante los andaluces en competición europea.

La final está a un solo paso y soñar está permitido. Si algo ha conseguido Lopetegui con sus jugadores es que se puede confiar en que van a competir. Ya redujeron a la Roma y al Wolverhampton, haciéndoles parecer equipos de segunda categoría. Hoy el rival, a priori, será más duro, pero este Sevilla no quiere fallar a su cita con la historia. Las cinco semifinales anteriores acabaron convirtiéndose en un título. Y este grupo no quiere ser menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *