La Unión Futbolística Cordobesa rompe las negociaciones con Azaveco y confía en la ratificación de la Federación con la inscripción del club en Segunda B.

Infinity rechazó la última oferta de Azeveco para la compra de los derechos del Córdoba CF SAD. Los actuales dueños del club entienden que la oferta presentada por la sociedad anónima es inviable. Después de semanas y reuniones, el acuerdo finalizó con la ruptura de las dos partes. Las negociaciones nunca fueron fáciles. Además del precio de las acciones, Unión Futbolística Cordobesa tenía que lidiar con Jesús León y Bitton Sport. Ambos tienen aún influencia sobre el accionariado cordobés.

Carlos González, presidente de la SAD, criticó a la gestión de UFC por usar excusas y no aceptar ninguna de las opciones planteadas por su equipo. El grupo de Javier González Calvo rehusó de la propuesta final porque se sienten arropados por la justicia, según informa El Día de Córdoba. La entidad espera que el nuevo juez del caso, Fernando Caballero, ratifique a favor de la compra de la unidad productiva cuando llegaron allá por el mes de diciembre. La decisión final, si es favorable, dará más fuerzas al grupo de Baréin.

Infinity también confía en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para otorgarles el documento de inscripción de competición de la Segunda División B. La Federacióm amplió el plazo para solicitar dicha inscripción hasta el 26 de agosto. Tiempo suficiente para que la organización tenga el suficiente apoyo para obtener los documentos requeridos en la participación del torneo liguero.

Todo esto son solo supuestos. Todavía no hay nada confirmado. La posibilidad de que todo se tuerza aún más está ahí. El único que siempre saldría perdiendo es el propio club y los cordobesistas. La tensión sigue presente en el conjunto blanquiverde a la espera de la resolución de su futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *