La salida del albanés sería clave para mejorar la economía del Málaga.

Con el inicio de la temporada cada vez más cerca, el Málaga ha visto como una operación que se daba casi por cerrada, se ha enfriado en los últimos días. Keidi Baré lo tenía prácticamente hecho con el Espanyol, pero el nuevo técnico perico, Vicente Moreno, parece que no ve tan clara la opción. De momento, la operación se ha parada, a la espera de que el entrenador se decida.

La marcha de Keidi dejaría bastante dinero en las arcas de La Rosaleda, fundamental en esta época de crisis que atraviesa el club malagueño. El Málaga esperaba obtener por el jugador, al menos, un millón y medio de euros. Por el momento, la opción del Espanyol se ha parado, pero desde el Málaga buscarán otras opciones, ya sea en España o en el extranjero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *