El central francés dio un buen rendimiento en su cesión en el Rennes pero, desde que la Ligue 1 finalizó en marzo, el zaguero no puso interés en su forma física.

El Sevilla FC pasó de la fase de altas a la fase de bajas. Después de un gasto de 50 millones de euros, el club de Nervión pretende hacer caja con sus descartes para reducir los gastos de este verano. Algunos jugadores que volvieron de cesión se les dio una oportunidad esta pretemporada. Sin embargo, en el caso de Joris Gnagnon parece haber cambiado la opinión de la dirección deportivo y del cuerpo técnico, según indica ABC.

Después de su llegada en verano de 2018, Gnagnon no cuajó en su primera temporada. Al siguiente año, el Sevilla acordó una cesión con el Rennes. Su rendimiento en la Ligue 1 demostró poder contar con al menos una oportunidad con el cuadro rojiblanco. La liga francesa concluyó en marzo a causa de la pandemia. Desde ese momento, el zaguero no disputó ni un minuto oficial más.

Ese periodo de tiempo parece haber condenado al francés. El jugador llegó pasado de peso y en un bajo estado de forma competitivo. La preparación veraniega demostró las malas sensaciones sobre el futbolista. Esta situación provocó que Gnagnon se encuentre en la rampa de salida aunque con ninguna oferta hasta el momento. El mercado francés parece el mejor posicionado por el momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *