Acuña debutó en los últimos minutos del segundo partido.

Doble partido amistoso con formato reducido (dos mitades de 40 minutos) para cerrar la pretemporada sevillista antes de la Supercopa de Europa. El rival en esta ocasión era el Athletic Club de Bilbao, en una tarde donde todos los miembros del primer equipo disponibles tuvieron minutos. El Sevilla se impuso en el primer partido por dos goles a uno, mientras que los vascos se llevaron el segundo por un gol a cero.

PRIMER PARTIDO

En el primer partido, la principal novedad fue la entrada de Genaro en el centro de la zaga. Como ocurrió en el anterior encuentro ante el Levante, el técnico sevillista iba cambiando el esquema de juego, variando entre el habitual 4-3-3 y el 3-5-2.

Los primeros avisos claros fueron protagonizados por el Athletic, mientras que el Sevilla probaba fortuna con tiros desde fuera del área. La primera buena ocasión sevillista llego tras una jugada elaborada que finalizaba el Mudo dentro del área, pero su disparo se marchaba desviado. Poco después, los leones respondían con un tiro de Yuri que se estrellaba en el larguero.

Al contrario que en el encuentro ante el Levante, el cuadro hispalense no era capaz de encerrar a su rival en su propia área, sino que el partido tenía ocasiones por parte de ambos. Pero el Sevilla golpearía primero, con un tiro cruzado desde fuera del área de Escudero. El equipo hispalense se estaba encontrando cómodo en el partido, pero un fallo en la salida de balón acababa desembocando en un penalti a favor del Athletic. Muniaín era el encargado de transformarlo y poner el empate.

Poco más ocurrió en una primera mitad en la que las fuerzas de ambos equipos estuvieron muy igualadas y el empate era un justo resultado. La segunda parte, con los mismos protagonistas sobre el terreno de juego. La igualdad que marcó la primera mitad seguía presente. Pero, tal y como ocurrió en el primer acto, el Sevilla volvería a adelantarse con un remate de cabeza de En-Nesiry tras centro de Navas.

El ritmo del partido no paraba, y el equipo sevillista mostraba a la línea defensiva como la zona más débil, ya que los de Bilbao llegaban al área con facilidad. En espacial los centros siempre creaban una sensación de peligro que no era habitual la pasada campaña. Con el paso de los minutos, el Sevilla conseguía ir adueñándose del partido, y el dominio comenzaba a ser cada vez mayor. El Athletic ya no conseguía pisar área rival con tanta facilidad, y los de Lopetegui iban encerrando poco a poco a su rival.

El técnico vasco del Sevilla daba paso a dos canteranos en el último tramo: Suso y En-Nesery dejaban su hueco a Carlos Álvarez y a Zarzana. Iñaki Williams tuvo una ocasión muy clara justo antes del descuento, tras una carrera en la que fue alejándose de los defensores hispalenses, pero su tiro se fue al lateral de la red. Poco más ocurrió después, y los de Nervión se llevaban la victoria en el primer partido de la tarde.

SEGUNDO PARTIDO

El segundo encuentro comenzó con nuevos protagonistas en ambos equipos. Acuña no salía de inicio, debido al poco tiempo que lleva entrenando con sus compañeros, y era Ocampos el que encargado de ocupar esa posición de lateral izquierdo.

El partido comenzaba trabado, con muchas interrupciones. Al contrario que en el primer choque, el Sevilla comenzaba siendo ligeramente superior, con algunos acercamientos que no acarreaban ningún peligro. Poco ocurrió en los primeros veinte minutos, hasta que el colegiado paraba el partido para la pausa de hidratación.

Tras la reanudación, las interrupciones y la intensidad seguían marcando el encuentro. Pero las ocasiones claras seguían sin llegar, siendo lo más destacado hasta el momento un remate del Athletic tras una falta lateral, que atrapaba Vaclik sin complicaciones. Lo más destacado del Sevilla en ataque fue un centro raso de Óscar Rodríguez al que De Jong no llegaba por poco.

Los primeros cuarenta minutos finalizaban sin movimiento en el marcador, en una primera parte intensa pero con pocas ocasiones. El segundo tramo comenzaba con superioridad vasca, presionando muy arriba para entorpecer la salida de balón sevillista. Pero, de nuevo, las pausas en el juego eran constantes, con faltas por parte de ambos equipos.

Las ocasiones llegaban con cuentagotas, siendo un disparo de Córdoba la más clara de este segundo tiempo, pero Vaclik paraba sin problemas. Pero, justo tras el regreso de la pausa de hidratación, una jugada ensayada tras una falta, acababa con un remate de Villalibre, que esta vez sí, batía al portero checo. Una vez más, los centros laterales volvían a hacer daño a este Sevilla.

Tras el gol, Acuña debutaba con el Sevilla para disputar los últimos quince minutos del segundo partido de la tarde. En estos últimos minutos, los hispalenses buscaron el empate, mayormente con oportunidades a balón parado y algún remate de De Jong que no encontraba puerta. Aun así, los leones se imponían en este segundo partido de la tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *