Los malagueños salieron fuertes en el primer cuarto dominando el marcador pero el juego interior de los catalanes aplastó a los andaluces con un 81-73 en el marcador.

El Unicaja de Málaga perdió en su primer partido de la temporada regular de la Liga Endesa ante el Joventut de Badalona por 81-73. Los malagueños mostraron unas sensaciones de debilidad en la pintura y, sobre todo, permitiendo muchos rebotes en defensa y en ataque a los catalanes. Un apartado donde los locales sobrepasaron a los visitantes con un 47 a 24. Las estadísticas no mejoraron tampoco con el parcial de puntos más amplio alcanzado en el encuentro con un 17-2.

Los de Casimiro arrancaron bien el choque. El primer y segundo cuarto mostraron a una plantilla no tan necesitada de la anotación exterior como en campañas atrás. Los andaluces se pusieron 11 arriba en el marcador. A partir de ese momento, el show entre Ante Tomic y Birgander comenzó. Todo balón que salía despedido del aro era recogido por alguno de estos dos gigantes. La remontada catalana se cimentó a partir del juego interior.

El Unicaja se quedó sin ideas, siendo arrasado en el tercer cuarto. Ya con el partido decidido, los malagueños recortaron la máxima de 15 puntos que alcanzó el Joventut. Al menos consiguieron reducir las distancias aunque no hubiese color en la segunda parte. Un envite para olvidar y con el que cambiar cosas para el siguiente partido contra el Barcelona en el Carpena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *