Los sevillanos perdieron sus dos primeros encuentros contra Joventut y Obradoiro, mientras los malagueños consiguieron la primera victoria frente al Andorra.

El baloncesto andaluz deparó un lado bueno y otro malo a lo largo de las primeras jornadas de la Liga Endesa. Coosur Real Betis debutó esta temporada en el campeonato liguero. El balance de los resultados es negativo al cosecharse dos derrotas. Algo mejor le fue para el Unicaja de Málaga que consiguió la primera victoria del curso después de dos perdidos anteriormente.

El Betis se enfrentó en su vuelta al torneo nacional contra el Joventut de Badalona. Los catalanes arrollaron a los sevillanos con un resultado final de 57-78. Sin embargo, en los dos primeros cuartos, el equipo de San Pablo mantuvo el marcador parejo. 19-21 en el primero y 33-35 en el segundo ante los catalanes que llegaron con buenas sensaciones de los dos envites anteriores. El jugo interior fue clave para los verdiblancoa pero sin acierto en los tiros libres. Niang, Campbell, Ndoye y Nick Kay destacaron sobre el resto. El tercer cuarto mostró la cara B de los de Curro Segura. El Betis cometió errores defensivos muy graves y los visitantes impusieron su sistema de presión. Un parcial de 9-27 que se plasmó con un 42-62. El último cuarto fue un trámite con el que cerró el encuentro los de Badalona.

Algo parecido ocurrió ante el Monbus Obradoiro. Las apariciones de Kay con un espectacular Harrow y la compañía de Campbell mantuvo a los hispalenses durante los tres cuartos. Los de Segura llegaron a ponerse por encima en el marcador. Pero de nuevo la misma desconexión. Una serie de fallos en el rebote provocó la distanciación de los gallegos en el cuarto final. El resultado de 87-80 demostró que los verdiblancos mejoraron en muchos aspectos ofensivos y defensivos. Los triples y esos minutos finales siguen siendo el punto débil de este conjunto.

El Unicaja sí demostró capacidad de reacción. El MoraBanc Andorra tuvo contra las cuerdas a los visitantes durante momentos del partido. Un primer cuarto de 25-17. Los locales salieron con fuerza y solo Brizuela, que cuajó un tremendo choque, sacó a los suyos del apeadero. Esa energía se transmitió en el segundo cuarto. Un parcial de 2-14 puso en el marcador un 36-38. El tercer cuarto otra vez dominaron los andorranos. Resultado de 64-54 después de una defensa horrible de los de Casimiro. Además, Waczynski con dos técnicas y Palsson por lesión abandonaron el resto del envite. El capítulo final de este partido se resolvió con Francis Alonso y Nzosa ayudando a la actuación de Brizuela. Finalmente, la reacción fue suficiente para establecer el 78-81 final.

El Unicaja vence pero sigue mostrando constantes picos irregulares en cuanto a juego. Casimiro tiene que ajustar muchas cosas en cuanto a las desconexiones continuas del equipo en sus encuentros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *