atleticobetis

El Betis salió derrotado ante el Atlético. Cada equipo dominó una parte, pero los rojiblancos aprovecharon sus oportunidades.

El Betis visitaba el Wanda Metropolitano y al Atlético de Madrid, en busca de seguir en los puestos más altos de la tabla. Pero, sin embargo, se volvieron a Sevilla con las manos vacías, tras caer derrotados por dos goles a cero. Los de Pellegrini fueron superiores en la primera mitad, pero un tempranero gol en la segunda, supuso un golpe fuerte a los ánimos de sus futbolistas.

La puesta en escena del Betis dejaba claras sus intenciones. Los de Pellegrini iban al ataque, probando con disparos desde fuera del área. Pero estos primeros intentos eran taponados por la defensa local. Sin embargo, los verdiblancos apretaban arriba, y el balón apenas duraba segundos en poder del Atleti.

Tras los primeros minutos de fútbol más directo, el Betis comenzaba a hacer correr al Atlético. Comenzaban a tener posesiones más largas, con más toques, para bajar el ritmo del partido. Sin embargo, cuando los béticos apretaban, llegaban a área rival con facilidad. El primer aviso de cierto peligro fue un remate de William Carvalho que atrapaba Oblak. El siguiente aviso fue un remate de Fekir que de nuevo repelía el esloveno.

El dominio bético seguía, pero las ocasiones ya no llegaban con la misma facilidad. Sin embargo, los madrileños estaban completamente anulados y apenas se acercaban a la portería de Claudio Bravo. Aún así, a punto estuvieron de adelantarse, tras plantarse Luis Suárez mano a mano ante el chileno. Su disparo raso lo cruzó demasiado y se marchó fuera.

Los sevillanos, a pesar del susto, continuaron con su plan de juego. Eran superiores en juego, pero no en ocasiones, porque no eran capaces de generarlas. Los colchoneros tapaban todos los huecos y repelían todas las pelotas colgadas al área. Por su parte, el Betis seguía apretando arriba y forzaba al rival a tener que jugar siempre en largo. Poco más ocurrió en los primeros 45 minutos, en los que los de Pellegrini merecieron algo más.

atlético betis cronica

Pero en el fútbol, nadie perdona una. Y es que el Atleti solo necesitó 30 segundos de la segunda mitad para adelantarse. Tras un saque de banda, Marcos Llorente entraba en el área y batía a Bravo casi sin ángulo. Ahora tocaba remar ante un equipo que sabe encerrarse como ningún otro.

El Betis empezó a atacar y volvió a tener oportunidades para marcar. En esta ocasión, Oblak venció en el mano a mano a Tony Sanabria. Pero, al contrario que en el primer acto, el Atleti ahora si respondía. De hecho, Héctor Herrera estrello un balón en el palo y, poco después, Bravo tenía que parar un disparo a bocajarro de Carrasco. La superioridad de los béticos se había diluido.

Para intentar revitalizar al equipo, Pellegrini metía en el campo a Joaquín y a Loren. De poco sirvieron los cambios, porque el Atleti seguía mandando ahora en el partido. El gol había cambiado por completo las tornas, con un equipo rojiblanco que llegaba ahora al área rival y un Betis que no le quedaba más remedio que buscar balones en largo. De hecho, era notable el golpe anímico que supuso encajar ese tanto para los verdiblancos.

Y es que todavía quedaban más mazazos. Montoya hacía una falta Carrasco cuando este se plantaba ya solo ante Bravo. En principio, el lateral solo vio tarjeta amarilla. Pero el VAR llamó a Mateu Lahoz, que revisó la jugada, y consideró que, al ser último hombre, la acción era de roja directa. El Betis se quedaba con uno menos.

El belga se volvió a plantar ante el chileno poco después. Pero el guardameta se hizo grande y desvió el balón. Borja Iglesias y Víctor Ruíz era los siguientes en entrar por parte del Betis. Aun con un hombre menos, los béticos se volcaban al ataque en cuanto podían. No quedaba otra. Y la amenaza del Atlético de sentenciar a la contra era cada vez mayor.

Y al final, ya en el tiempo de descuento, los rojiblancos acabaron sentenciando. Luis Suarez, a puerta vacía, solo tenía que empujar el balón. El uruguayo hacía el segundo para los suyos y el partido estaba acabado. Quizá el Betis mereció algo más, pero quien perdona, lo acaba pagando. Toca pensar en el Elche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *