El Málaga CF y el Mirandés se citan el domingo 25 de octubre, a partir de las 20:30 horas, en el estadio de La Rosaleda, para disputar la jornada 8 de LaLiga SmartBank.

El club costasoleño está en alza, las dos victorias de las que viene han cambiado por completo el cariz en la avenida de Martiricos. Dos victorias, ante el Real Zaragoza a domicilio y en casa ante el entonces segundo clasificado, el Real Sporting, que se presentaban dos duras pruebas para los de Pellicer, que solventaron dejando patentes la mejoría en ataque (tres goles entre los dos partidos, más de los cosechados en las cinco primeras jornadas) y el buen momento que vive el equipo atrás, consagrándose como uno de los equipos a los que más difícil es hacerle gol (a excepción del accidente en Vallecas, el equipo ha encajado tres goles en seis jornadas).

El objetivo del Málaga está claro, ir partido a partido, batalla a batalla. No obstante, el club blanquiazul puede finalizar la semana con la tercera victoria consecutiva y, si se dan los resultados, en puestos de ascenso directo, después de mucho tiempo. Es buen aliciente el que tienen los pupilos de Pellicer para recibir al Mirandés.

Sergio Pellicer, técnico malaguista, no se viene arriba con la racha del equipo: «Las victorias y derrotas duran 24 horas, incluso menos», afirma. Insiste en que la fórmula es el trabajo: «La suerte hay que buscarla con trabajo. La continuidad del trabajo y darnos cuenta por qué suceden las cosas. Eso es lo importante, más allá del resultado. Tenemos un equilibrio, máxima exigencia y máximo esfuerzo para conseguir la victoria». Sobre el rival, el Mirandés, sostiene que «es un equipo nuevo completamente, que tuvo muchos cambios. Este año también han cambiado hasta el entrenador. Han ganado dos partidos fuera de su estadio y perdieron solo contra el Espanyol. Es un equipo que empezó muy bien», avisa.

Por su parte, los de Miranda de Ebro llegan a la capital de la Costa del Sol en mitad de la tabla, con 9 puntos, y tras cosechar su primera derrota lejos de su casa, en Barcelona ante el Espanyol, el primer clasificado. El cuadro dirigido por Borja Jiménez ha logrado sus únicas victorias a domicilio (en Tenerife y Sabadell), y, de hecho, ha conseguido más puntos fuera de casa que en Anduva, por lo que se erige como un equipo difícil de batir cuando juega de visitante. Tendrán que estar muy atentos los jugadores de Pellicer.

Con todo, el Málaga espera cerrar la semana de la mejor forma, con una nueva victoria -la tercera consecutiva- y, de darse las combinaciones, en puestos de ascenso directo a LaLiga Santander.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *