atlético Cádiz

El Cádiz salió goleado del Metropolitano en su enfrentamiento con el Atlético. Los fallos de Ledesma condenaron a los suyos.

Duro castigo del Atlético al Cádiz, que cayo derrotado por cuatro goles a cero. Conan Ledesma, en una noche para el olvido, falló en los dos primeros goles. Además, el equipo cadista no fue capaz de encontrar la forma de inquietar a Oblak y estuvieron muy espesos en ataque.

Ambos equipos comenzaban buscando el área rival con rapidez. Con balones largos y pocos toques, el esférico acababa rondando ambas áreas, pero sin ninguna ocasión de cierto peligro. Pero cuando te enfrentas a un equipo del nivel de Atlético, no puedes cometer ningún error. Y en una jugada ensayada, Conan Ledesma fallaba en la salida para que Joao Felix rematara a puerta vacía. El portugués hacia el primero.

Tras el gol, el equipo del Cholo comenzó a controlar la posesión y a dormir el partido. El Cádiz dejaba hacer a su rival, aun yendo por debajo en el marcador, buscando una oportunidad a la contra. Pero el equipo de Cervera era incapaz de hacerse con la pelota, ante un Atleti que movía el balón con rapidez. Y, cuando el balón caía en los pies de los jugadores cadistas, apenas duraba unos segundos en su poder.

Y, el Atlético solo necesitaba otro error para poner más tierra de por medio. Tras unos toques, el balón le caía a Marcos Llorente en el área. Álex Fernández iba al corte, pero sin contundencia, y el jugador rojiblanco se quedaba con el balón. Y Ledesma volvió a fallar, ya que el tiro del centrocampista rojiblanco no era ni muy potente ni iba muy colocado. Pero el guardameta cadista no era capaz de atrapar el balón, que entraba por su palo. Partido muy cuesta arriba para el Cádiz

Con el segundo gol, el Atleti durmió todavía más el partido. El Cádiz parecía totalmente abatido, sin ir a la presión y sin ser capaz de originar ningún peligro. Ni tras jugada ni a balón parado. El balón apenas duraba en posesión cadista y los atacantes amarillos estaban completamente desaparecidos. El Atleti seguía encontrando con facilidad la espalda de la defensa gaditana, pero esta vez no encontraba puerta. Aunque pudo subir el tercero al esférico con un gol de Saul anulado por fuera de juego previo de Trippier. Cervera tenía mucho trabajo en el descanso.

atlético Cádiz

Y el técnico cadista decidió cambiar el esquema, pasando a jugar con tres centrales y dos carrileros. Para ello, dio entrada a Jairo y Carlos Alcala en lugar de Akapo y Espino. Y el equipo, de inicio, salió con decisión para buscar la portería de Oblak. El guardameta esloveno no había tenido trabajo en la primera mitad y había que intentar probarlo.

Pero, con una simple pared entre Luis Suárez y Joao Felix, el uruguayo se plantaba ante Ledesma para batirle de nuevo. El gol era anulado por fuera de juego, pero el VAR intervenía y cambiaba la decisión. Las esperanzas cadistas, si ya eran pocas, se diluían por completo.

A pesar del gol, el Cádiz seguía volcándose al ataque, en busca de un milagro. Jairo fue el primero que consiguió hacer intervenir a Jan Oblak, con un disparo lejano que, aun con una gran cantidad de jugadores por delante, atrapaba el balón. Pero los andaluces ya querían volcarse en el ataque y Cervera, para ello, realizo otros dos cambios. Jorge Pombo y Alberto Perea eran los jugadores que entraban de refresco.

Pero la sensación que daba el equipo es que ya había bajado los brazos, ya que la presión al rival era inexistente. Y el peligro que originaba el Cádiz solo llegaba con tiros lejanos, como un centro envenenado de Fali que Oblak mandaba a córner. Pero el partido ya estaba completamente anestesiado. Y el Atleti seguía siendo el equipo que, de vez en cuando, parecía poder mover el marcador de nuevo.

Los últimos minutos de encuentro, el equipo de Cervera, ya volcado, buscaba aunque sea un gol. Garrido, recién incorporado al campo, pudo hacerlo, pero Oblak, de nuevo atento, repelía el balón. El Atletico ya dormía el partido y solo atacaba cuando veía que el Cádiz estaba desorganizado. Y en un balón largo, Correa dejaba en bandeja a Joao Felix el cuarto, que no perdonaba ante Ledesma. Duro correctivo al Cádiz, donde los errores ante un equipo Champions, no se perdonan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *