granada ante la liga

El Granada ante La Liga después del surrealista suceso ocurrido en San Sebastián. La competición sigue castigando a los nazaríes aplicando las leyes establecidas para esta temporada. Los andaluces tendrán un parón de selecciones para olvidar lo ocurrido.

El Granada ante La Liga después de la celebración del encuentro frente a la Real Sociedad en San Sebastián. Los granadinos no consiguieron aplazar el partido pese al recurso presentado ante la patronal. La alegación hizo referencias a los casos positivos por COVID-19 en la plantilla más los jugadores tocados por lesiones. Sin embargo, la competición indicó que el partido debía celebrarse.

La Liga se acogió a las pautas y leyes establecidas para esta temporada. Como bien explicó en una carta, el artículo 239 muestra que los clubes no pueden utilizar como motivo los problemas físicos de sus futbolistas. Además, el artículo 223 respalda la idea de un mínimo de 7 jugadores de la primera plantilla para celebrarse el choque.

En este caso, el Granada disponía de ese número de altas en el plantel. Machís, Eteki, Nehuén y Luis Suárez eran los disponibles al 100%. Molina, Kenedy y Soldado llegaban tocados. Pese a ello, con la legislatura bajo el brazo no son causas suficientes.

La única forma para que esto pueda modificarse es pidiendo un justificante de la Junta de Andalucía. Así, los confinados negativos pueden disputar el encuentro. Sin embargo, la institución liguera no recibió ningún justificante por parte del Granada. La Junta todavía no se ha pronunciado en este asunto.

Con todo esto, el Granada se enfrentó ante La Liga porque instó a que solo podían viajar deportistas con anticuerpos o PCR negativos que no hubiesen estado en contacto directo con los contagiados del viaje a Chipre. Una circunstancia que provocó que el conjunto rojiblanco jugase con 12 canteranos en la lista de convocados. Como era de esperar, la Real se impuso claramente por 2-0.

Pero este esperpento aún tenía que presentar aún el postre. Kenedy, Soldado y Molina, por circunstancias obvias, no estaban listos para jugar los 90 minutos. Así pues, el «Pescao» Fernández, sustituto del confinado Diego Martínez, tuvo que acabar el envite con solo 4 futbolistas profesionales sobre el césped. Alineación indebida porque la norma dice que cada equipo debe tener como mínimo 5 jugadores profesionales en el campo. En resumen, un resultado final de 3-0 por ese motivo.

Un Granada rebelde dirán algunos. Otros, un Granada maltratado. A todo ello hay que añadir que La Liga ha abierto un expediente disciplinario. El viaje a Chipre para la disputa del partido de la Europa League no tenía la aprobación del delegado correspondiente de la competición nacional.

Javier Tebas y su equipo actuó con dureza y apoyado por la legislatura deportiva. El caso no es si debió de ser más flexible con los andaluces. El caso es que visto lo visto la norma puede causar estas situaciones tan injustas. ¿Tiene el Granada culpa del contagio de sus futbolistas y de las lesiones? Indudablemente no. ¿Debió el Granada esperar a ese delegado de La Liga para tener el ok? Hubiera sido lo más sensato. Imagínense algo parecido en cualquier otro equipo.

El Sevilla que disputa partidos europeos, ha tenido lesionados a la vez que positivos por coronavirus. Este tipo de casos podrían volver a darse en nuestro país y todo pasa por aclarar o precisar las normativa para que estas desigualdades sobre el terreno de juego no se den.

Los de Diego Martínez tendrán un parón por selecciones. Dos semanas donde los contagios podrán recuperarse y las bajas descansar. El tiempo acabará curándolo todo. Olvidar esta extraña jornada es lo mejor. Y este Granada no se dará por rendido nunca pese a las adversidades.

Un comentario en «El Granada ante La Liga»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *