encerrona a los al thani

La encerrona a los Al-Thani prosigue con la desestimación del último recurso presentado ante el Juzgado de Málaga. Las alegaciones corresponden con la sentencia del embargo de los bienes de la familia del jeque por valor de 8,5 millones.

La encerrona a los Al-Thani sigue su camino después del último capítulo sobre este entramado judicial. Los representantes de la familia árabe presentaron un recurso contra la última sentencia de la jueza Ruiz González. La magistrada aprobó el embargo de los bienes de la familia con un valor superior a los 8,5 millones de euros. Por ello, el jeque denunció el incremento de dicha cifra que se encontraba en algo más de 5 millones al principio.

Sin embargo, dicho recurso no prosiguió en los juzgados de la ciudad de Málaga. El proceso judicial contra el ex propietario del equipo malagueño. El pasado lunes 16 se produjo el embargo de los bienes de Al-Thani. Este fallo de la jueza supone un paso más para la desvinculación definitiva del Málaga CF con el jeque.

Con todo ello, la encerrona a los Al-Thani no solo pasa por esta semana clave. Anteriormente, la justicia arrebató las acciones sobre sus empresas en favor del administrador judicial del Málaga, José María Muñoz, que se ocuparía de su gestión. Ante esto, los recursos contra las decisiones del Juzgado no se hicieron esperar. Y de nueve fueron denegados.

Los abogados de los Al-Thani tienen habituados a los jueces con reclamaciones sobre las sentencias o actos de los directivos del conjunto malaguista. Por ejemplo, contra la venta de Antoñín al Granada o contra la deuda de 5 millones que se estableció al principio. Desde luego, la familia catarí no tiene a su favor a la Justicia.

Ante la negativas formales de los juzgados, Al-Thani tiene la costumbre de replicar en su cuenta de Twitter. El último caso de ello fue la reclamación de la venta del 49% de las acciones del equipo a BlueBay. En el mensaje, la Policía era citada mientras prometía presentar pruebas con el contrato en la mano de la falsa de la venta de las acciones a la compañía hotelera.

Al-Thani ve como su época en la Costa del Sol se apaga con el paso de las semanas. Las sentencias no le son nada favorables para sus intereses e intenta agarrarse a cualquier posibilidad. Sin embargo, sus reacciones parecen cada vez menos útiles para su defensa y provoca la risa de sus contrarios mientras su tiempo se agota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *