elche granada

Tras varios malos partidos, fue ante el Elche cuando el Granada se reencontró con la victoria en la Liga

Partido en el Martínez Valero en el que el Granada volvió a ganar un partido liguero tras seis jornadas sin hacerlo. La víctima fue el Elche. Los de Diego Martínez se llevaron los tres puntos gracias a un gol de Luis Suárez en los últimos minutos de la primera mitad.

Empezó el Elche intentando manejar el partido y mover al Granada. Pero fueron los granadinos los que tuvieron la primera ocasión de mucho peligro. Yangel Herrera, llegando desde atrás, remataba de cabeza pero se topaba con Edgar Badía, que hizo una gran parada para mantener el empate. A raíz de esta oportunidad, los nazaríes se hicieron con el control del choque.

Se rehizo el equipo alicantino, que también tuvo una ocasión muy clara. Verdú era quien disparaba, Rui Silva enviaba el balón a córner. Poco después, respondía el cuadro andaluz, con una oportunidad en la Luis Suárez no vio a Soldado cuando llegaba completamente solo.

El partido estaba entretenido, con ambos equipos intentándolo, pero sin llegar a generar ocasiones de peligro tras las mencionadas anteriormente. Sin un dominador claro, al menos el Granada esta vez no se veía claramente superado como en las jornadas anteriores. De hecho, estaban teniendo más ocasiones que su rival, algo que no pasó las anteriores jornadas. El conjunto granadino reclamó un penalti sobre Machís, pero que no necesito ni de revisión de VAR.

En partidos en los que las fuerzas están tan parejas, es cuando los jugadores decisivos tienen que aparecer. Y el Granada tiene varios, y si encima se encuentran entre ellos, es un problema para su rival. Desborde Machís por banda, que supera a varios rivales para acabar poniendo un pase atrás que Luis Suárez transforma en gol. El colombiano sigue con su buena racha goleadora. Y los andaluces se iban por delante al descanso.

Salió mejor el equipo rojiblanco en la segunda mitad, que se estaba sintiendo cómodo y recuperando las buenas sensaciones que hacía tiempo no tenía. Sin tener ocasiones muy claras, los de Diego Martínez empezaban a mostrar esas cualidades que les han llevaron tan alto el año pasado. Defensa sólida, jugadores veloces arriba que amenazaban a los contrarios a la contra, pero también la capacidad de dormir el partido cuando era necesario.

La máquina nazarí estaba funcionando a la perfección hoy y el resultado era justo. De hecho, pudo aumentar la diferencia con un remate de Soldado que le salió defectuoso, desde una posición muy clara para anotar. Gonalons también tuvo su opción de marcar, pero se durmió en el momento de definir.

Con el paso de los minutos, al Elche no le quedaba más remedio que echarse hacía delante en busca del empate, pero el Granada estaba realizando un partido muy serio atrás y no concedía ocasiones. De hecho, Rui Silva no estaba teniendo que realizar muchas intervenciones, tal y como ocurría en los partidos anteriores, en los que el luso salvó a su equipo varias veces.

Pero los alicantinos, ante el muro que impuso el Granada, eran incapaces de generar y los tres puntos que tenían los andaluces no se veían realmente amenazados. Finalmente, acabaron llevándoselos y rompían, al fin, la racha de partidos sin conocer la victoria en la Liga. Los nazaríes vuelven a mirar arriba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *